Jueves 22 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Nuevas especies criadas en cautividad


El zoológico privado Wynnewood de Oklahoma, find en Estados Unidos, buy veía nacer hace unos días – el pasado 31 de mayo – al primer “liligre” macho criado en cautividad. Junto a su hermana, ambos cachorros son el resultado del cruce entre un león macho y una ligresa, un cruce entre león y tigresa – el considerado el felino más grande del mundo -. Pero estos dos liligres no son los únicos. Esta nueva especie de felinos tuvo su origen en 2012, cuando nació el primer ejemplar: Kiara, en el zoológico de Novosibirsk, en Siberia (Rusia).

El hecho de que haya nacido el primer macho de esta especie supone la posibilidad de la reproducción de estos felinos y que en un futuro nazcan nuevas crías. Sin embargo, no se sabe todavía cuál va a ser el resultado de la expansión de esta nueva especie, pues hasta el momento el liligre es un animal criado en cautividad, con serias dificultades para adaptarse al medio natural.

Este animal existe mediante la influencia humana, por lo que los machos por regla general son estériles aunque se encuentran hembras fértiles. Con la nueva cría macho del zoo de Oklahoma se estudiará la posibilidad de perpetuar la especie.

Después de este gran acontecimiento, el mundo ha puesto sus miras en los “animales híbridos”, los grandes desconocidos de la fauna salvaje. Un animal de estas características es el producto descendiente de la cruza entre dos especies diferentes. La descendencia de tipos parentales distintos da lugar a una mezcla de caracteres de ambos padres. Sin embargo, cuando los padres son de líneas homocigotos – con alelos idénticos – provocará que la cruza tenga siempre caracteres uniformes y por tanto los híbridos sean estériles.

La mayoría de ellos son especies descubiertas hace poco como el grolar, un híbrido de oso que se desarrolla tanto en el medio natural como en cautividad. Este animal es el resultado de la mezcla entre un oso polar y un oso grizzly. Su especie fue descubierta en el año 2006, cuando se encontró a uno de ellos muerto a consecuencia de un disparo en el Ártico canadiense.

Otros cruces, como el cebroide, surgieron hace mucho más tiempo. El cruce entre una cebra – generalmente macho – y otro equino. Esta especie ha sido criada desde el siglo XIX, y hasta el mismísimo Charles Darwin conocía de su existencia. El autor del Origen de las especies registró en algunos de sus trabajos animales similares al cebroide.

A pesar de todo, parece ser que los animales híbridos siempre han estado ahí. Cabe recordar que la mula, una especie conocida históricamente desde su presencia en el portal de Belén, es un animal híbrido estéril que resulta del cruce entre una yegua y un burro o un asno. Este animal se asemeja también a los burdéganos, la mezcla entre un caballo y un asno.

A fin de cuentas, los animales híbridos son mucho más comunes de lo que se piensa. Algunos son creados por la propia mano del hombre con objeto de estudiar la genética; pero otros como las camas, mezcla de camellos y llamas o los balfines, cruce entre delfín de nariz de botella y una falsa orca, se dan por sí solos en la naturaleza. La mayoría de ellos recogen también lo mejor de cada especie, creando animales majestuosos hasta ahora poco conocidos.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más: 
Proteger las abejas, garantizar la biodiversidad 
La Haya prohíbe la caza científica de ballenas en la Antártida 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *