Jueves 22 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Los microorganismos, beneficiosos para la salud


El microbioma humano hace referencia al número total de microorganismos que habitan nuestro cuerpo, and así como al material genético que los define. El periodista holandés Jop de Vrieze, recipe en su libro Allemaal Beestjes (Todo tipo de bichos), aclara distintos aspectos sobre la presencia de estos organismos.

Poseemos cerca de 100 billones de bacterias, que se mantienen en constante cambio, puesto entran y salen de nuestro cuerpo contínuamente. Podemos adquirirlas en cualquier situación cotidiana, realizando una acción tan simple como comernos un bocadillo. Estos microorganismos, especialmente aquellos que se encuentran en nuestros intestinos, nos definen y suponen un elemento tan único y personal como puede ser una huella dactilar.

Ya desde el momento del nacimiento, nuestros cuerpos están en contacto con estos microorganismos. Y es que, durante el trayecto desde el útero materno hasta la salida, el bebé recoge gran cantidad de bacterias. A pesar de que las personas tratamos constantemente de combatir la presencia de estos microorganismos, la gran mayoría de ellos son inofensivos y hasta beneficiosos para la salud.

De hecho, según la Hipótesis de la Higiene, la creciente higiene en las últimas décadas, especialmente en el mundo occidental, nos ha llevado a un aumento del número de alergias y enfermedades autoinmunes. A lo largo de nuestra evolución, los humanos nos hemos acostumbrado a la presencia de estos microorganismos, pero su notable reducción en nuestros cuerpos a causa del crecimiento de la higiene ha provocado desórdenes en nuestro sistema inmunitario. Las personas necesitamos nuestros microorganismos para mantener la salud.

La buena nutrición es imprescindible para conservar un ecosistema sano en los intestinos, donde se encuentra la mayor parte de estas bacterias.

De Vrieze describe un estudio en que dos grupos de niños sanos fueron comparados, unos procedentes de Italia, otros del país africano Burkina Faso. Mientras los niños del país europeo basaban su alimentación en la pasta, que no ayuda al aumento de la flora intestinal, los del país africano mantenían una dieta tradicional rica en fibra. El resultado fue que, los niños italianos poseían una cantidad mucho menor de microbios intestinales beneficiosos para su salud que los de Burkina Faso.

Por otro lado, diversas enfermedades pueden ser diagnosticadas a partir de pruebas basadas en el análisis del microbioma. Un ejemplo de estas afecciones puede ser la diabetes de tipo 2, así como el cáncer de colon.

María Bofill García
Redacción

Leer más:
Avances que nos pueden cambiar la vida 
El viaje fantástico por el cuerpo humano 

1 comentario

  1. Juan Antonio Hernández Vera Responder

    Necesito saber los microorganismos benéficos que curan la gastritis, duodenitis y úlceras gástricas y duodenales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *