Sábado 24 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

La nostalgia como benefactor del pasado


Un viejo anuario del instituto, malady un álbum familiar o simplemente, for sale un olor o una comida pueden revocarte al pasado. Con todos estos objetos, treat te arriesgas a caer en la melancolía y/o también, en la nostalgia. Pero, ¿realmente es tan malo sentirse nostálgico? Aquí vas a ver que esta sensación te puede aportar también cosas buenas y positivas.

Ya sea por la forma en la que vive o por la intensidad con la que lo hace, al hombre le cuesta mucho deshacerse emocionalmente del pasado. Siempre estará conectado a él de una manera u otra, pues lo que se vive es el resultado de lo que uno es en el presente.

De esta manera, el vínculo que te une al pasado nunca termina de desaparecer y se convierte en un lazo estrecho cuando aparece la nostalgia, el sentimiento que por excelencia revoca al hombre a una etapa anterior.

El término nació de la mano de un médico suizo, Johannes Hofer, quién describió con esta palabra – en su tesis médica en 1688 – la enfermedad sufrida por un estudiante y un sirviente cuando éstos agonizaban, y al regresar a sus hogares se recuperaron. También se utilizaba este término para poner nombre a la añoranza que sentían los soldados por su hogar.

Hoy en día, el significado de esta palabra abarca muchos más aspectos de la vida, y hace referencia a cualquier forma de echar de menos algo, ya sea un lugar, un amor o un tiempo pasado. La mayoría ha experimentado alguna vez este sentimiento, y aunque pueda parecer más un lastre que un obsequio a conservar, como todo la nostalgia también tiene sus beneficios.

Según una serie de estudios realizados por el psicólogo Constantine Sedikides, la nostalgia va más allá de ser un mero sentimiento, puede actuar como un recurso al cual recurrir para conectar con otras personas o eventos, y así poder avanzar con menos miedo y objetivos más claros a lo largo de la vida.

Sedikides se basó en la Teoría del Manejo del Terror (TMT), que plantea la necesidad del ser humano de enfrentarse a la propia muerte. En el 2008, los investigadores pidieron a los participantes del experimento que pensaran en su fallecimiento y describieran los sentimientos que experimentaban al pensar en ella.

La teoría sugiere como respuesta al pensamiento de la muerte que las personas se aferran más a la idea de que la vida tiene un significado más amplio. Por ello, los participantes tuvieron que responder a cuestiones sobre el sentido de la vida. A partir de las respuestas, fueron clasificados según la intensidad con la que pensaban que la vida tiene significado. Las respuestas variaron según el grado de nostalgia de los participantes.

Tras hacer un seguimiento de los experimentos, los investigadores llegaron a la conclusión de que las personas más nostálgicas, pensaban con menos frecuencia en la muerte. Además, eran menos vulnerables a sentir soledad. Por esta razón, los expertos califican a la nostalgia como un “recurso para dar significado”.

La nostalgia encierra un cajón de emociones positivas en la memoria humana, al que se accede conscientemente y se recurre de forma continua durante la vida para reforzar las emociones. Aporta una sensibilidad especial a la persona a la hora de vivir y observar los matices que constituyen la realidad, ayudando a afrontar mejor el futuro.

Por otra parte, favorece el perfeccionamiento de la memoria pues la nostalgia provoca rememorar determinados momentos del ayer. Cuando un momento te marca de forma especial, intentarás guardar ese recuerdo para siempre acceder a él. También ayuda a volver la vista atrás, permite observar quién eres y de dónde vienes.

A fin de cuentas, todos los sentimientos son en sí mismos buenos, puesto que el ser humano es un ser emocional y está de alguna forma obligado a experimentarlos. La nostalgia no iba a ser menos, más cuando el propio Mario Benedetti le dedicó un poema o el argentino Carlos Gardel entonó su tango a golpe de nostalgia.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más: 
Memoria positiva: cómo los buenos recuerdos nos hacen vivir mejor 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *