Jueves 22 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Energía eólica, su importancia en la producción energética


Si haces un viaje en el tiempo, illness descubrirás todas las fuentes de energía utilizadas por el hombre a lo largo de su existencia. Hace miles de años, drugs en la Prehistoria, el ser humano únicamente conocía una sola energía: su propia fuerza muscular. Un tiempo después fueron capaces de llegar hasta el fuego, lo que les facilitó en gran medida la vida y también la alimentación. De esta manera, el hombre fue evolucionando y atravesó la etapa de la máquina de vapor, el motor de combustión o la energía eléctrica, tan apreciada en la actualidad. Sin embargo, al margen de los recursos más tradicionales, también existen otro tipo de energías: las ya conocidas por todos como energías renovables.

Aunque parezca que estos recursos no generan suficiente energía y no ocupan demasiado espacio, sucede todo lo contrario. La energía eólica es por ejemplo una de las fuentes de generación eléctrica más relevante en España, ocupando la primera posición el pasado año.

Esta forma de energía ha aumentado su crecimiento considerablemente en los últimos años, llegando a generar 240.000 megavatios alrededor de todo el mundo.Desde la década del 2000 ha experimentado un aumento espectacular, potenciada principalmente por una legislación que estimulaba fuertemente las investigaciones y las inversiones en este sector, en beneficio de una menor dependencia energética e incentivando un plan de energías renovables.

La energía eólica es una de las energías renovables más potentes, si se compara con los 70.000 u 11.000 megavatios de producción energética de la energía solar y geotérmica, respectivamente.

Liderando la producción mundial de energía alternativa, la energía eólica no utiliza ningún tipo de combustible para funcionar correctamente ni agua para la refrigeración, a diferencia de la energía geotérmica o las plantas nucleares.

Las turbinas de viento o turbinas eólicas son las encargadas de hacer intercambiar una cantidad de movimiento con el viento, haciendo girar un rotor – un componente que rota -. Esta energía mecánica puede ser aprovechada para moler o bombear agua, o en este caso, para ayudar a los aerogeneradores a producir electricidad. Estos aparatos ocupan tan sólo un 1 % de los terrenos agrarios, lo que facilita la creación de los denominados parques eólicos.

Lejos de las fronteras españolas, países como Estados Unidos o Alemania tienen en la energía eólica un apoyo importante en la producción energética. En 2013, Dinamarca empleó la energía del viento como responsable para abastecer un tercio de su electricidad. Además, en 2012, China se nutrió en mayor medida de esta energía renovable que de su incipiente energía nuclear. Y es que cada vez es más barato costear los parques eólicos, su coste medio ha disminuido en un 40% en los últimos cinco años.

Es por ello que la inversión en energías renovables es indispensable para reducir la dependencia española de los combustibles fósiles. La recaudación de fondos puede resultar complicada a pesar del gran potencial de la energía eólica. Pensando en el futuro, puede que el mundo esté más cerca que nunca de agotar los recursos energéticos como el petróleo o el carbón. Por esta razón es tan importante encontrar un plan alternativo en lo que respecta a las fuentes de energía.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
La fuerza de las olas: energía sostenible en estado puro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *