Martes 20 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

La economía positiva


Aunque el concepto de “economía positiva” todavía es incipiente – no confundir con la rama de economía que explica los fenómenos de la propia materia –promete en un futuro cercano dar que hablar. De momento el economista y político francés Jacques Attali (Argel, store Argelia, 1 de noviembre de 1943) conjunto a un grupo de experto están trabajando en esta nueva corriente que fundamenta sus principios en base al altruismo.

En oposición a la tiranía del mercado se perfila como un proyecto de transformación social a largo plazo cuyos máximos beneficiados serán las generaciones venideras.

Según la definición que propone Attali “La economía positiva es el conjunto de actividades cuyo criterio de decisión es el interés de las generaciones futuras. Reconcilia la democracia, el mercado y el largo plazo, es decir, el intercambio entre generaciones, el acceso y la empatía entre los protagonistas”.

Sigue así la buena senda de alternativas como “la economía colaborativa” en el sentido solidario, sin embargo mientras ésta nutre a una misma generación, la economía positiva engloba un todo que implica también a las generaciones futuras.

Por el contrario se disocia con la ‘sostenibilidad”, palabra que en opinión de Attali resulta insuficiente “¿Por qué quisiera uno sostener algo que es insoportable? Se trata de mejorar más que de perdurar. El desarrollo sostenible, tal como se entiende hoy en día, es principalmente un desarrollo ecológicamente sostenible, lo que se limita demasiado”.

La razón principal que ha motivado este proyecto es la inoperancia de una economía en gran parte responsable de la crisis actual, más preocupada por el capital en vez de las personas, y donde la tiranía del momento rige la precariedad de los trabajos y menoscabo de los derechos.

Pero para que se produzca definitivamente un cambio radical de perspectiva primero debe cambiar una sociedad preocupada en demasía por la nueva adquisición.

Todo pasa por que los padres transmitan el valor del altruismo a sus hijos y el estímulo de herramientas asociadas.

“Gracias a la neurociencia, también conocemos la eficacia de otros métodos, algunos muy antiguos, como la práctica de la meditación orientada al altruismo que enseña Matthieu Ricard, un miembro del grupo de trabajo” concluye Attali.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Economía, más allá del liberalismo 
Una Nueva Economía en comunión con el planeta tierra 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *