Lunes 19 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Escribir a mano estimula el aprendizaje


La revolución digital y las nuevas tecnologías se han abierto paso en todas las áreas de nuestras vidas, cialis y en la educación también. Los colegios están sustituyendo los libros por las pantallas y los lápices por teclados y los niños teclean cada vez más y escriben cada día menos. Aunque escribir a ordenador cumpla aparentemente la misma función que hacerlo a mano, stuff psicólogos y neurocientíficos aseguran que no es así.

La relación entre escribir a mano y un mayor desarrollo cognitivo es muy estrecha. Stanislas Dehaene, viagra psicólogo del College de France de París, explica que “cuando escribimos, automáticamente se activa un circuito único en nuestro cerebro”. Como recoge el New York Times, Dehaene asegura que “hay un reconocimiento básico del gesto de la palabra escrita, una especie de reconocimiento de simulación mental en nuestro cerebro”.

Los niños que saben escribir a mano no sólo aprenden a leer más rápido, sino que también son más capaces de generar nuevas ideas y de retener información.

Karin James, psicóloga de la Universidad de Indiana, realizó un estudio en 2012 que reafirma este argumento. La investigación se llevó a cabo con niños que todavía no sabían leer ni escribir. Les enseñaban una letra o una forma y les pedían que la reprodujesen de una de las tres formas siguientes: en un papel pautado, en una hoja en blanco o a ordenador. Posteriormente, les realizaban un escáner cerebral a la vez que les enseñaban la imagen que habían reproducido.

Los resultados de la prueba mostraron que los niños que habían escrito la letra o la forma a mano libremente, es decir, en una hoja en blanco, mostraban una mayor actividad cerebral. De hecho, se mostraba actividad en tres áreas del cerebro que se activan en los adultos cuando leen y escriben: la circunvolución fusiforme izquierda, la circunvolución frontal inferior y la corteza parietal posterior.

En cambio, los niños que habían tecleado o trazado con ordenador la letra o forma no mostraban tal efecto. La actividad cerebral era mucho más reducida.

Una de las explicaciones a este fenómeno, según la Doctora James, se halla en el desorden inherente en la escritura libre a mano. Explica que además de tener que pensar y ejecutar la acción de una forma determinada que no se exige cuando el papel está pautado, también es más probable que el resultado sea variable. Y la variabilidad puede ser en sí misma una herramienta de aprendizaje.

Según James, de esta forma, nuestro cerebro tiene que entender que cada posible forma de decir una “a” es la misma, sin importar la manera en que está escrita. Así que ser capaces de descifrar el desorden de cada “a” puede resultar de más ayuda para entender y asimilar esta representación que ver el mismo resultado repetidamente.

Además, otros dos psicólogos llamados Pam A. Mueller de Princeton y Daniel M. Oppenheimerof de la Universidad de California, han demostrado mediante un estudio llevado a cabo en aulas escolares, que los estudiantes aprenden mejor cuando toman notas a mano que cuando las escriben a ordenador.

Otros estudios anteriores afirmaban que era debido al factor distracción provocado por estos aparatos, pero los nuevos estudios revelan que escribir a mano ayuda al estudiante a procesar los contenidos de las clases y contextualizarlos, un proceso de reflexión y manipulación que puede llevar a un mayor entendimiento y una mayor capacidad de memorizar.

Esther Oliver Alejos
Redacción

Leer más:
 Leer nos hace más inteligentes 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *