Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Voluntad política: principal solución a la obesidad


Naciones Unidas ha lanzado una advertencia sobre los hábitos alimenticios de demasiados ciudadanos de todo el mundo: “las dietas poco saludables son ahora una mayor amenaza para la salud mundial que el tabaco”, ha afirmado el relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter.

De Schutter ha hecho público un comunicado horas antes de que la Federación Internacional de consumidores Consumers International, lanzase su propia propuesta de acuerdo mundial contra la obesidad en la Asamblea Mundial de la Salud que se celebra en Ginebra (Suiza).

“Así como el mundo se unió para regular los riesgos del tabaco, debe ser aprobado ahora un convenio marco sobre las dietas adecuadas”, insiste Schutter, que opina que la atención a lo que califica como “epidemia de obesidad” mundial es insuficiente, pese a que las señales son cada vez más preocupantes.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el índice de obesidad en 2014 se aproximará al 50% de la población en países como Estados Unidos. En el año 2012 ya el 65% de la población mundial donde fallece más gente por exceso de peso que por insuficiencia.

“La obesidad sigue avanzando, y la diabetes, las enfermedades cardiacas y otras complicaciones de salud. Las señales de advertencia no están siendo escuchadas” afirma Schutter, que en 2012 emitió un informe sobre nutrición donde estableció cinco acciones prioritarias para afrontar el problema de la obesidad.

Las recomendaciones del experto implican: gravar con impuestos más altos los productos poco saludables, regular los alimentos ricos en grasas saturadas, sal y azúcar,  restringir la publicidad de la “comida basura”, revisar los subsidios agrícolas que abaratan ciertos ingredientes como la carne, y apoyar a la producción local de alimentos frescos, sanos y nutritivos.

Incentivar económicamente a los productores que venden alimentos saludables sería una buena apuesta para frenar e incluso restringir la generalización de alimentos ultraprocesados. Según la ONU, habría que descentivar a la vez a aquellas industrias culpables de la pandemia mundial, y esto solo puede hacerse a través de la voluntad política.

La publicidad de este tipo de productos es enorme. Naciones Unidas propone regularla y controlarla estrictamente, especialmente la dirigida a niños.

Un sistema de etiquetado más eficaz sería otra posible herramienta para frenar la obesidad. En especial debería detallarse mucho más los componentes de alimentos ultraprocesados, comida rápida y refrescos.

Aumentar el consumo de frutas y verduras, promocionar su venta, incluirlos en campañas escolares de educación nutricional, incluso en las empresas, sería otra medida interesante a tomar con voluntad política y ciudadana. Todo por dejar atrás una de las enfermedades no transmisibles más serias de nuestra era.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer más:
Frutas y verduras, clave en una buena alimentación
México apuesta por la lucha contra la obesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>