Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Vía libre a la regularización de los productos homeopáticos


Ha llovido mucho desde que el médico sajón Samuel Hahnemann (1755-1843) abordara una nueva forma de acercamiento integral del paciente en base a aplicar una dosis mínima de las sustancias que desencadenaron, en mayores cantidades, los síntomas iguales o parecidos a los que trata de combatir.

Sin embargo, aún pasados los siglos, la homeopatía continúa a día de hoy siendo objeto de controversia, entre la opinión aperturista de aquellos que consideran dar espacio a estas formas alternativas y los acérrimos defensores de la medicina convencional que exigen efectos constatados.

Ahora el debate parece más vivo que nunca a raíz de la decisión de Sanidad en España que ha decidido adoptar la Directiva 2001/83/CE, de 6 de noviembre de 2001, lo que significa regularizar definitivamente la situación de los remedios homeopáticos en el mercado de medicamentos.

En base a esta medida varias voces del sector aluden a la necesidad de un mayor rigor científico al tiempo que equiparan cualquier resultado en su beneficio al tan renombrado efecto placebo. Así lo cree, por ejemplo, Vicente Baos, médico en el centro de salud de Collado “Claro que hay pacientes que declaran mejoría con el uso de estos productos, pero es que la mente tiene una gran capacidad de sugestión, aparte de que hay dolencias que se curan con el tiempo, sin más”.

El propio Baos ha sido uno de los máximos precursores de la campaña ‘No sin evidencia’ con el objeto de exigir a la Administración que no siga adelante con dicha regularización. Algo que también apoya Belén Crespo, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios “Lo que es absolutamente anómalo es que, llamándose medicamentos o no, estos productos tengan que cumplir con determinado tipo de garantías en toda Europa mientras que en España se les permite estar acogidos a una disposición transitoria”.

Por el contrario están los casos que en base a su experiencia personal contemplan una opción en estas alternativas una vez agotados los recursos de la medicina convencional. Como cuenta su madre, Javier era un niño hipersensible que sufría de bronquiolitis, alergias, piel atópica “Estaba siempre enfermo. Nos pasábamos el día en urgencias. El niño siempre con medicación, con Ventolín, que le volvía hiperactivo. Era desesperante” fue entonces cuando alguien le recomendó una doctora especial “Al niño le puso un tratamiento homeopático y en seis meses estaba perfecto. Y hasta hoy”.

Los hay también dentro del sector médico que consideran oportuno sacar del limbo legal a esta terapia y otorgar al ciudadano la libertad de elegir o no “La orden ministerial nos parece muy clara, oportuna y justificada para corregir una situación irregular: que se comercialicen productos que no disponen de código de fármaco, que carecen de evaluación alguna e incluso de prospecto” manifiesta Jerónimo Fernández-Torrente, vicesecretario del Consejo General de Colegios de Médicos de España.

Aunque no por ello deja de valorar el requerimiento de una formación homologada y aprobada del profesional “Si un médico prescribe uno de estos tratamientos no deja de ser un acto médico, siempre que se atenga a los principios científicos y al código ético de la profesión”.

Acostumbrados a un cierto desapego cultivado por la medicina convencional lo cierto es que la popularidad de los remedios homeopáticos gana terreno como expresión de un auténtico boom pues uno de cada tres españoles los ha utilizado alguna vez.

De cualquier modo los productos homeopáticos entrarán en la legalidad definitivamente siempre y cuando los laboratorios fabricantes aporten informes que garanticen su calidad y seguridad. No así con la eficacia que bastará con demostrar su uso tradicional sin tener que aportar ensayos clínicos, excepto aquellos casos en los que se declare una indicación terapéutica.

Cristina Grao Escorihuela
Reacción

Leer más:
Poner luz a las terapias no convencionales
Cómo llegar felices a los 100 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>