Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Thomas Picketty, éxito del economista francés que analiza la desigualdad económica


La estrella del rock de la economía.
el último libro del economista francés, en el que analiza la desigualdad económica en los tres últimos siglos, ha batido récords de ventas en estados unidos

Crítico con la injusticia pero pragmático, no le interesa elaborar teorías rompedoras sino explorar los datos
“Los hombres cambian la historia pero jamás en las circunstancias que ellos eligen” . La frase de Marx (de su ensayo El 18 brumario de Luis Bonaparte) vino a la mente durante la visita del economista francés Thomas Picketty a Nueva York el mes pasado para presentar su nuevo libro titulado (con obvias referencias a El capital de Marx).

Le capital au XXIe siècle (El capital en el siglo XXI), un análisis de la desigualdad económica de los tres últimos siglos, que ha batido récords de ventas en Estados Unidos.

Entrando y saliendo de los rascacielos del poder corporativo, las sedes de Time Warner en Columbus Circle, o Reuters en Times Times Square, Picketty , partidario de aplicar un impuesto global sobre las grandes fortunas, fue entrevistado por una veintena de medios masivos, desde la CNN a la NBC, y calificado como una “estrella de rock” por The New York Times. La revista de moda y cotilleo New York elogió al “compacto y pulcro economista con su ajustado traje gris y camisa azul, desabrochada hasta el tercer botón, de acuerdo con la ley francesa”. El día anterior, en Washington, Picketty se había reunido con el secretario del Tesoro, Jack Lew, con el comité de asesores económicos de Barack Obama y el Fondo Monetario Internacional.

En el Graduate School de City University, en Manhattan, Picketty, de 42 años, catedrático de la Paris School of Economics, sedujo a un auditorio lleno a rebosar de miembros de la inteligencia progresista neoyorquina. Dejó en las sombras a los otros grandes gurús económicos de la izquierda estadounidense, Joe Stiglitz y Paul Krugman, que compartían el panel con él. “El libro abre fronteras -dijo Krugman-. Thomas ha creado uno de aquellos momentos en los que un consenso se quiebra”. Picketty encantó aun más al público cuando explicó que hace medio siglo Estados Unidos y no Francia era el país que defendía un reparto más equitativo de la riqueza. “Thomas es muy bueno a la hora de explicarles a los estadounidense lo que es su verdadera identidad histórica y su tradición que, en el pasado, fue igualitaria”, dijo Gabriel Zucman, otro joven economista francés y uno de los colaboradores estrechos de Picketty, junto con Emanuel Sáez, en la Universidad de Berkeley,

Todo esto no deja de llamar la atención porque el libro de Picketty no es precisamente materia de lectura de Oprah Winfrey.

Abarca en 700 páginas la evolución, a lo largo de tres siglos, de la distribución de la renta y del patrimonio en la economía capitalista basada en un asombroso trabajo de investigación empírica.

Capital-ensayo-Thomas-Piketty

Muchos bostezarían, quizás, pero las ventas se acercan ya a 80.000 y la editorial Harvard University Press prevé que acabaran por rebasar los 200.000 encabezando los superventas de The New York Times a finales de este mes. “Es el libro indicado en el momento indicado aunque muchos que lo compran jamás lo leerán”, dijo Doug Henwood, autor del libro Wall Street. “Todo el mundo es consciente ya del estancamiento de la renta de la mayoría; que los plutócratas se alejan cada vez más de los demás”.

Picketty hasta ha transformado la imagen del académico francés en EE.UU. “El típico estadounidense es un poco receloso ante el intelectual francés; escritores como Foucault o Derrida han tenido un seguimiento de culto pero esto es distinto”, dice Henwood . Es más, “está vendiendo tantos ejemplares que no puede ser sólo un fenómeno de las clases ilustradas de Nueva York y Los Angeles”, añadió George Magnus, columnista del Financial Times. “Los salarios están estancados en todo el país y Picketty ha tocado una vena”, dice. Tras pasar bastante inadvertido cuando salió la edición francesa el año pasado, el efecto cool neoyorquino llega de rebote a Europa. Le capital au XXIe siècle ya es el libro mas vendido en Amazon en Francia.

Licenciado en la escuela de élite parisina École National Superieur, doctor por la London School of Economics y excatedrático del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT), Picketty no es la típica celebridad intelectual.

Insiste constantemente en que lo que le interesa no es elaborar teorías rompedoras sino explorar los datos. Es más, le gusta trabajar en equipo. Ha creado una red de colaboradores que han ido ampliando bases de datos sobre renta y riqueza, la materia prima para el libro. Colabora con un grupo nutrido de economistas franceses, afincado en Berkeley, que ya encabezan el asalto intelectual a la plutocracia de la sociedad 1-99%. “Thomas es un tipo con mucha ambición intelectual y se dio cuenta de que para estudiar un tema tan complejo como la desigualdad hace falta mucho trabajo con datos y eso no puedes hacerlo tu solo”, dijo Zucman. La mujer de Picketty, Julia Cage, acaba de doctorarse en la Universidad de Harvard.

Hijo de dos militantes trotskistas de Lutte Ouvriere participantes en las protestas del Mayo del 68, Picketty es de otra generación: crítico con la injusticia económica, pero pragmático. “No creo que mis padres tuvieran un efecto muy importante en mí”, afirmó por e-mail. “Mis influencias más grandes son los eventos políticos como la caída del muro de Berlín y la guerra en Iraq”. Trabajó estrechamente con el equipo de la líder socialista Ségolène Royal, exmujer del presidente François Hollande. Ha asesorado a Hollande sobre política tributaria pero ha criticado públicamente el plan de un impuesto del 75% sobre las altas rentas ya que, al sólo aplicarse durante dos años, incentiva la evasión fiscal.

La decisión de Picketty de regresar a París tras sus años en el MIT es un respaldo importante a las ciencias económicas en Francia. “Thomas ha ayudado a París a competir con Harvard o Cambridge”, dice Zucman.

Pero la intervención política y académica más significativa de Picketty sigue siendo en EE.UU. Prueba de ello es la reacción furiosa de los comentarista de derecha que han tachado a Picketty de comunista y, aún peor, de comunista francés. Y eso a pesar de que Picketty es un socialdemócrata nada revolucionario. El conservador diario británico Daily Mail, cuya edición digital llega a muchas pantallas en EE.UU., ha ido un paso más allá. No sólo le tilda de comunista francés sino también de abusador de mujeres. Ha desenterrado una denuncia presentada y retirada en el 2009 por Aurelie Filipetti, actual ministra de Cultura y exnovia de Picketty, por una supuesta reacción violenta del economista en una discusión a raíz de su relación.

Todo vale ya para pararle los pies al economista estrella de rock cuya gran obra descubre como ninguna otra las injusticias del capitalismo del siglo XXI.

Andy Robinson
Fuente: La Vanguardia

Leer más:
No hay capitalismo para todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>