Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Naia, la adolescente que explicaría cómo se pobló América


El hallazgo de los restos de una adolescente que datan de 12.000 años atrás y que hasta ahora permanecían ocultos en una cueva subacuática de Yucatán (México) revelan nuevos y sorprendentes datos acerca de los primeros pobladores en América.

La historia de este apasionante descubrimiento se remonta al 2007 cuando un grupo de buzos exploradores capitaneados por el venezolano Alberto Nava encontraron en una impresionante cámara sumergida de 60 metros de diámetro  el  esqueleto casi completo de Naia “De repente, vimos un cráneo humano en una pequeña repisa. Estaba colocada boca abajo, mostrando un perfecto juego de dientes y con las oscuras cuencas de los ojos mirando hacia nosotros” expresa Nava.

A partir de entonces nació el proyecto Hoyo Negro – en honor a la cueva subterránea que habían apodado con ese nombre – dirigido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia mexicano (INAH) y en colaboración con la Sociedad Geográfica Nacional de Estados Unidos.

Tras años de arduo trabajo en los que se ha involucrado un equipo científico internacional quienes combinaron la datación directa por radiocarbono e indirecta por el método de uranio-torio; llegaron a la conclusión de que los restos de Naia – el nombre griego que le pusieron significa ninfa del agua –desentrañaría el origen de los primeros pobladores en América tal y como manifiesta Pilar Luna, directora de arqueología subacuática del INAH:

“No solo echan luz sobre los orígenes de los modernos americanos, claramente demuestran el potencial paleontológico de la península de Yucatán y la importancia de conservar el patrimonio único de México”.

De acuerdo a los resultados obtenidos es la primera vez que los investigadores pueden vincular un esqueleto con las características propias de un poblador americano primitivo con el ADN de los cazadores-recolectores que atravesaron el estrecho de Bering desde el norte de Asia.

Según considera James Chatters, autor principal del estudio  “esta expedición produjo una de las más convincentes evidencias hasta la fecha de un vínculo entre los paleoamericanos, los primeros pobladores de América tras la última glaciación, e indígenas americanos modernos”.

No obstante debido a que la forma del cráneo de Naia presenta ciertas diferencias en comparación con los indígenas americanos modernos, los científicos creen que en el pasado estos pueblos provenían de una población que pudo haber llegado de regiones tan remotas como la Polinesia.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:

LIDAR, tecnología que nos revela nuestro pasado arqueológico
Hallado en china el antecesor más antiguo de los mamíferos placentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>