Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Mano dura contra el racismo


En España el reciente incidente racista contra el defensa brasileño Dani Alves durante el partido disputado entre el F.C. Barcelona y Villarreal C.F – este último como local en su estadio El Madrigal – y posterior reacción del jugador al ingerir en el mismo saque de esquina la banana que le habían lanzado se ha convertido por obra de la viralidad en la mejor campaña posible contra el racismo.

Con el Hashtag #TodosSomosMacacos en apenas una horas miles de personas ya habían publicado en Twitter sus fotografías comiendo bananas precedido por el gesto solidario del blaugrana Neymar quien al estar lesionado vio el partido desde casa iniciando tal reacción en cadena.

Deportistas, personalidades de la cultura y política a nivel internacional se sumaron a este movimiento: los jugadores del Chelsea David Luiz, Oscar y Willian, el exjugador brasileño Roberto Carlos, los cantantes Michel Telô y Gaby Amarantos o el primer ministro de Italia Matteo Renzi, entre otros.

Todos aplauden la elegante reacción de Dani Alves que revirtió la ofensa de un modo satírico a la par que inteligente en vez de rebajarse a la altura moral de los racistas que para su sorpresa han conseguido el efecto contrario: la manifestación unánime del colectivo.

En vista de semejante repercusión tampoco ha faltado la respuesta de los altos cargos dentro del fútbol, en primer lugar el Villareal C.F de la mano de su presidente Fernando Roig anunció la expulsión de por vida al socio que lanzó el plátano. Asimismo el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ha condenado cualquier forma de discriminación advirtiendo que habrá tolerancia cero en la Copa del Mundo.

Por desgracia no se trata de un acto aislado también la liga de baloncesto más importante del mundo,  la NBA, acaban de sufrir un revés similar protagonizado por el multimillonario dueño de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, quien no podrá volver a pisar una cancha de la NBA por el resto de su vida,  ni presenciar nunca un partido de su equipo, ni asistir a un entrenamiento, ni tener nada que ver con las operaciones financieras del conjunto. El comisionado de la liga también ha declinado una sanción económica a Sterling que asciende a 2,5 millones de dólares, el máximo permitido por las normas de la competición.

La decisión se tomó tras confirmar que las grabaciones con graves declaraciones racistas filtradas por el portal TMZ correspondían al propietario de los Clippers. En las mismas Sterling recriminaba a su novia V. Stiviano que esta publicara en Instagram una fotografía junto al legendario jugador Magic Johnson “Me molesta mucho que difundas que te estás relacionando con gente negra. Puedes dormir con ellos. Puedes traerlos aquí. Puedes hacer lo que quieras. Lo poco que te pido es que no lo promociones, que no los lleves a mis partidos, que no los traigas al pabellón (…) ¿Por qué te haces fotos con minorías?”.

Al igual que ocurriera en el suceso contra Dani Alves no ha faltado tiempo para que los propios jugadores de los Clippers hayan comparecido en el cuarto partido disputado en Oakland lanzando sus chándales al centro de la cancha antes de empezar el partido y con brazaletes negros en protesta por dichos comentarios.

Pues más si cabe en el deporte como reflejo de juego limpio y transmisión de valores sus autoridades deben velar por el cumplimiento y respeto de los derechos fundamentales. No debiera temblar el pulso: mano dura contra el racismo.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:

Antisemitismo en Francia, el gobierno dice basta
La Europa de los derechos humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>