Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Los pensadores del cambio


En un tiempo volátil en que la durabilidad no se mide y todo resulta perecedero, sin verdad absoluta ni sentencia que gobierne nuestro destino, resulta todavía más complejo analizar los vertiginosos cambios que se presentan. Luego solo las mentes adaptadas a diferentes saberes podrán desentrañar los aspectos clave que determinan el futuro.

El libro best seller ‘Pensar rápido, pensar despacio’ (2011) escrito por el ganador del Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, en base a su Teoría de las perspectivas alberga ciertas pistas sobre el perfil de los pensadores que el contexto requiere. Los cambios deben enfocarse en su concepción holística, como una parte del todo.

Desde este interés amplio y variado encontramos el cinismo propio de Nietzsche desplegado por el filósofo Peter Sloterdijk, la afinidad marxista de Slavoj Žižek o la búsqueda metafísica del renombrado Giorgio Agamben, sin olvidar la crítica social sobre nuestra “modernidad líquida” del sociólogo Zygmunt Bauman.

Por su parte las mujeres corroboran su protagonismo en el mundo a través de figuras como la post-estructuralista Judith Butler, Seyla Benhabib o Martha Nussbaum quienes han profundizado en los derechos, entresijos de la justicia y emociones.

Uno de los nombres que más suenan es el encumbrado como gurú económico a partir de ‘El capitalismo del siglo XXI’, el francés Thomas Piketty, avivando la necesidad urgente de adoptar medidas reguladoras para evitar que el capitalismo acabe devorando al ser humano.

En parecida línea Thomas Pogge denuncia el papel de los ricos con la obligación ineludible de erradicar la pobreza puesto que han violado sus deberes negativos, haciendo extensible la responsabilidad a la sociedad de occidente “Los ciudadanos de los países ricos somos responsables de lo que los gobiernos hacen en nuestro nombre”.

Otro tema relevante es la desafección del pueblo respecto sus representantes políticos así como la perversión del concepto democracia. Lo que el sociólogo Colin Crouch llama “posdemocracia” es la decadencia del sistema donde los subordinados pierden poder político reduciendo la política a un asunto de clases cerradas.

Mientras que el alemán Axel Honneth propone en su teoría del reconocimiento recíproco la relación con el otro para completar la propia identidad. No en vano quizá la clave para librarnos de nuestros males empiece por algo tan sencillo como escuchar al resto.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Los grandes pensadores del mundo
André Comte-Sponville, la filosofía como razón de ser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>