Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La ola positiva. Jorge Dobner


Algo está cambiando, la última iniciativa del diario ‘Il Corriere della Sera’ con el lanzamiento de una edición especial de 20.000.000 de ejemplares con buenas noticias ‘L’Italia che ce la fa’ (La Italia que sale adelante) viene a confirmar la reinvención que experimenta nuestra industria periodística. Lejos de quedarse en anécdota comprobamos cómo los medios generalistas se suman a una tendencia global que ya parece imparable: analizar en clave positiva la realidad circundante.

Con anterioridad, ‘El País’, por ejemplo, inició una campaña en redes sociales solicitando propuestas de buenas noticias para luego derivar en una sección de desarrollo global sostenible llamada ‘Planeta Futuro’. Por su parte el periódico galo “Liberation” es quién desde el 2008 sentó precedente al dedicar un número completo a lo que ahora conocemos como periodismo de soluciones.

Porque frente a un modelo obsoleto cuya caída se aceleraba con la crisis – tal cual señalo en mi libro Verdades Cambiadas, es de vital importancia introducir cambios que nos devuelvan el crédito ante los ciudadanos.

Toda retroalimentación positiva nace a partir de una apelación directa a la audiencia, conocer sus intereses y sentir sus preocupaciones como propias. De poco sirve en este oficio vivir a espaldas de la sociedad.

Si pensamos en “aquello que no sale en los medios no existe” bien debiéramos desde nuestra posición privilegiada visibilizar la otra cara de la realidad. Constituye un paso más en la misión que nos ha sido asignada, ya no como un mero intérprete sino en el desempeño de un nuevo rol como agente transformador.

Los medios de comunicación pueden ser una fuente de información sobre las soluciones que alimentan el mundo. Una iniciativa como Reuters Market Light proporciona 4 millones de agricultores indios información significativa acerca del tiempo, los precios de mercado o la propagación de epidemias gracias a la cual mejoran sus decisiones, mientras que también la ONG Mpedigree en Ghana lucha contra los medicamentos falsificados a través de sms.

Transmitir estas historias es una forma efectiva de promover valores “El periodismo es grande. Cada periodista ¿no es un regulador del mundo, si lo persuade?” dijo en cierta ocasión el historiador y crítico social Thomas Carlyle.

Basta imaginar el impacto que las noticias generan siendo una gran herramienta para movilizar y sensibilizar a la gente.

Es sabido, según también diversos estudios científicos, que el poder de la mente es inmenso: los pensamientos se vuelven palabras, éstas a su vez en acciones y luego en hábitos que cimientan nuestro destino. Con el don de la palabra conformamos este eslabón en un mundo donde cualquier inyección positiva eleva el espíritu para superar adversidades.

Las olas se mueven por inercia al ritmo de la corriente marina, seamos pues un tsunami de corriente positiva.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
El optimismo que sale adelante
Un periodismo de buenas noticias
Verdades cambiadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>