Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Francisco Carvajal, un empresario anarquista doctorado en generosidad


Para la mayoría ser empresario y anarquista en los tiempos que corren puede parecer una utopía o dispararte según se mire.  Pero si las normas están para romperlas ahí destaca la figura de Francisco Carvajal Narváez, nacido en España y radicado en Puerto Rico desde 1942 quien desmitifica cualquier estereotipo habiendo demostrando en su trayectoria vital que las dotes empresariales no están reñidas con la generosidad más pura, sino todo lo contrario.

Este librepensador granadino ha sido investido a sus cien años en el grado de Doctor en Ciencias del Comportamiento “Honoris Causa” por la Universidad Carlos Albizu.

Su reconocimiento parte de las valiosas aportaciones en el área del comercio e iniciativas filantrópicas de impacto social, de salud, educación y cultura “un gran visionario, una figura internacional que deja profunda huella en sus dos patrias, España y Puerto Rico”, en palabras del presidente de la Universidad de Puerto Rico, Uroyoán Walker Ramos.

Pionero en aplicar medidas de justicia social dentro del ámbito laboral, Carvajal fundó en 1949 Olympic Mills, empresa especializada en la fabricación de textiles que estableció una sensibilidad única por los derechos de los trabajadores.

De esta forma favoreció el reparto a partes iguales de todas ganancias de la empresa entre los empleados y accionistas.

Asimismo implantó el Plan de Horario Flexible gracias al cual los empleados podían elegir el momento en que comenzarían la jornada (bajo una horquilla horaria de tres horas) favoreciendo situaciones personales como la maternidad y compatibilidad de estudios al tiempo que la empresa se beneficiaba de una eficiente productividad.

No obstante hasta alcanzar tal prosperidad la vida de Carvajal no  fue un camino de rosas. Militante anarquista tras la Guerra Civil tuvo que pasar por el campo de concentración francés de Barcarès, donde cuenta, ayudó a enterrar al poeta Antonio Machado.

También con la idea de desertar y unirse a los vietnamitas para luchar contra el colonialismo europeo ingresó en la Legión Extranjera Francesa. Luego haría las maletas con destino a  República Dominicana, más tarde a Puerto Rico.

Seguramente este espíritu rebelde es el que le ha valido para desdeñar posibles etiquetas y guiarse con acierto en base a los criterios solidarios. Su ejemplo más vivo que nunca.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Un antinegocio que huye del materialismo
Ayudar a los demás es tendencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>