Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Crean un nuevo material plástico capaz de autoregenerarse


La investigación de nuevos materiales ha avanzado un paso más hacia la producción de materias con características naturales como la autoregeneración de tejidos.

En esta ocasión, la innovación viene de la mano de un equipo de investigadores de la estadounidense Universidad de Illinois, que ha conseguido crear un tipo de plástico que es capaz de regenerarse por sí mismo. Es cien veces más fuerte que los plásticos creados previamente con propiedades regeneradoras.

El material repara desde pequeñas grietas solo visibles al microscopio, hasta agujeros de gran tamaño perfectamente visibles al ojo humano. Este plástico puede reparar un agujero de 35 milímetros en veinte minutos, y se ha demostrado que puede restaurar orificios de hasta 3 centímetros de ancho.

El trabajo ha llegado a ser publicado en la revista Science por la relevancia de haber conseguido aplicar a un material artificial un funcionamiento basado en el que utilizan organismos vivos como la lagartija, la estrella de mar, o el pez cebra, que son algunas de las especies cuyas características han motivado este avance.

El sistema que han ideado los científicos inspirado en los sistemas circulatorios y de coagulación biológicos, introduciendo productos químicos restauradores en cavidades del plástico similares a los capilares. A través de estos capilares paralelos se extiende el producto por la zona dañada, y al endurecerse queda restaurado con la misma resistencia que el material intacto.

Scott White, profesor investigador de este proyecto, explica que las roturas se llenan con un gel que contienen los capilares, y  que este gel “llena una grieta de más de 35 milímetros en 20 minutos, y el funcionamiento mecánico es restaurado en tres horas”.

Las aplicaciones comerciales de tal avance son diversas. Podría servir para la reparación de abolladuras en automoción, en smartphones y electrónica, en tuberías, incluso en aparatos espaciales de difícil reparación mecánica.

Los científicos pretenden ir un paso más allá y seguir investigando para que el material consiga un sistema de distribución aún más eficaz, que le permita repararse a sí mismo después de rupturas más agresivas como impactos de bala o daños por bomba.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer más:
Nuevo material, ligero como el agua, fuerte como el acero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>