Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Chile, una reforma tributaria que pretende reducir la desigualdad


La reforma tributaria que ha promovido la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha sido aprobada recientemente por la Cámara de los Diputados chilena, y llegará al Senado dentro de poco. Se trata de una ambiciosa propuesta cuyos principales objetivos son la financiación de reformas en educación y salud que beneficien al país en términos de equidad.

Bachelet llegó al poder por segunda vez el pasado 11 de marzo, como líder de la coalición Nueva Mayoría. Tras solo dos semanas de mandato, envió el proyecto de ley al Congreso. La reforma tributaria se basa en la eliminación del Fondo de Utilidades Tributables (FUT), mecanismo que se impuso en 1984 a causa del exceso de endeudamiento de las empresas.

El FUT permitía a las compañías depositar sus beneficios sin tener que tributar por ellos, siempre y cuando dichos beneficios no se retiraran. De este modo, podían evitar el pago del impuesto sobre los dueños de las empresas, siendo necesario solamente hacer frente al Impuesto a la Renta, lo que suponía nada más que un 20% del beneficio obtenido en un año fiscal.

Así pues, el FUT ha facilitado durante todos estos años la evasión de impuestos por parte de las compañías, y por tanto ha causado que el Estado haya dejado de ingresar cerca de 43.000 millones de euros.

Con la reforma de Bachelet, el FUT desaparece, por lo que es necesario tributar por cualquier beneficio, independientemente de que se retire o no. Además, el Impuesto a la Renta de las empresas aumenta un 5%, fijándose en un 25%, y el tipo impositivo máximo bajará de un 40% a un 35%.

De este modo, el gobierno espera recaudar 6000 millones extra que se destinarían a la financiación de un sistema educativo gratuito. Por otro lado, la presidenta chilena pretende con esta reforma contribuir a la reducción de las grandes diferencias sociales y económicas que convierten a este país sudamericano en uno de los menos igualitarios del planeta.

Como es de esperar, son muchos los grandes empresarios que se manifiestan como detractores de esta propuesta, ya que les afectaría directamente. Además hay quien afirma que las pymes también saldrían perjudicadas, y no solo las grandes empresas, aunque la presidencia lo niega rotundamente.

Así pues, solo queda confiar en el éxito de esta reforma, y en que el gobierno de Bachelet sea capaz de sacarle el máximo partido para lograr sus objetivos principales: hacer de Chile un lugar un poco más justo e igualitario.

María Bofill García
Redacción

Leer más:
Michelle Bachelet abre “una nueva etapa” en Chile
Michelle Bachelet vuelve para hacer un Chile mejor

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>