Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Candados de amor ¿Romanticismo o degradación urbana?


De unos años a esta parte, colocar un candado con los nombres de una pareja y lanzar simbólicamente la llave al río se ha convertido en un acto tan popular que algunos puentes se han llenado literalmente de ellos, especialmente en París.

Carolyn Barnabo y Clive Roberts colocaron su candado en el parisino puente de las artes hace cinco años, entonces solo había unos pocos. Hoy apenas puede verse la estructura metálica del puente, está repleto de candados que se cuentan por miles.

Barnabo es, después de ver el resultado de esta tendencia, detractora de la misma. Lo que en su día consideró un gesto romántico, hoy cree que “está fuera de control” y añade “me siento mal por haber contribuido a eso […] el hermoso puente está arruinado”.

Dos parisinas argumentan su oposición a los candados afirmando que “han desfigurado y dañado estructuras históricas y esto no puede ser ignorado”, recordando que algunos de los puentes llenos de candados tienen siglos de antigüedad.

El inicio de esta tendencia se atribuyen al fenómeno literario del libro ‘Tengo ganas de ti’, de Federico Moccia. Un año después de su publicación, la costumbre se estaba extendiendo tanto en Roma que se impusieron multas para quienes dejaran candados sobre los puentes de Tíber.

La página web oficial de Federico Moccia en español alienta el uso de estos candados como símbolo del amor entre dos personas. Cuenta incluso con un mapa de España donde se puede colocar un candado “virtual” personalizado en la ciudad que se prefiera. Una opción que no afecta a los monumentos, y más sostenible.

Por supuesto siempre hay quien procura beneficiarse de una moda tan peculiar: muchos negocios se han sumado a la venta de candados, incluso con forma de corazón, con un extra de romanticismo. También han surgido sitios en internet que sugieren lugares para colocar candados en diversas ciudades del mundo.

Además de en puentes, los candados han aparecido en otros sitios como en la cima de la Torre Eiffel, o en vallas de Londres.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer mas:

El lenguaje de las flores, un modo de expresar sentimientos
Bibliotecas callejeras, toma un libro y deja otro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>