Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La fuerza de las olas: energía sostenible en estado puro


Los océanos cubren el 70 por ciento de la Tierra, luego el aprovechamiento de las mareas como energía mareomotriz puede ser realmente útil. De acuerdo con el National Renewable Energy Laboratory (NREL), una onda de 12 mph puede producir tanta energía como una ráfaga de viento 110 mph, así basta imaginar su potencial para generar electricidad.

Cabe señalar que las olas, energía de las mareas o energía hidroeléctrica presentan grandes ventajas en comparación con la energía eólica y solar. Pues las fuentes de energía hidroeléctrica son constantes, predecibles y asequibles, sin olvidar que su coste de mantenimiento suele ser menor.

Mientras que resulta difícil predecir la fuerza del viento o cantidad de sol y se requiere además un banco de baterías para almacenar la energía producida por los molinos de viento y paneles solares; en cambio la fuerza de las mareas no necesita soporte externo debido a su flujo constante de agua.

Sin embargo en ocasiones el océano se convierte en un ambiente hostil por lo que investigadores están profundizando acerca de las formas más eficientes de optimizar la energía hidroeléctrica y mecanismos a su vez para minimizar el impacto medioambiental.

Tal es el caso de la planta de energía en Morro Bay, ubicada en Los Ángeles, que estuvo operativa durante la década de 1950 pero que más tarde se clausuró debido a la creciente implantación de normas ambientales. Ahora de acuerdo a una de esas normas la Renewables Portfolio Standard de California (RPS), pretende para el año 2020 tener al menos el 33 por ciento de suministro eléctrico a partir de fuentes renovables y parece que la mejor manera de conseguirlo es la energía del oleaje.

Asimismo se están introduciendo nuevos métodos para extraer eficientemente la energía. Por ejemplo la empresa Ocean Power Technologies ha creado una boya que rebota hacia arriba y abajo prolongando el movimiento de las olas.

Con este mecanismo la boya genera energía que se transmite a través de un cable de alimentación bajo el agua, donde de regreso al continente transmuta en electricidad.

También la compañía hidroeléctrica, Voith, ha creado una estación de energía de las olas que utiliza una cámara donde se filtran las ondas en su salida. El movimiento permite que el aire entre y salga del hueco en la parte superior de la cámara. Este aire unido a una turbina, a su vez acciona un generador de energía.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Orina ¿Posible energía renovable?
España, primer país en energía eólica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>