Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Psicotrampas: identificar trampas psicológicas que amargan la vida


La crisis económica nos ha situado en el drama de muchos cuya visión de los economistas no ha resuelto en su mayoría el común de los problemas; seguramente porque solo pensando en clave numérica no alcanza la insoportable levedad del ser tal cual rezaba la novela del escritor checo Milan Kundera.

Para no caer en la tragedia griega que arrastra al individuo al abismo de su existencia parece necesario armarse de herramientas necesarias. Sobre ello habla en su último ensayo “Psicotrampas” el psicólogo italiano Giorgio Nardone, alertando del peligro de las trampas psicológicas al tiempo que aporta las claves que pueden desactivarlas.  

Lo que Nardone define psicotramas no son más que una “sobredosis” de comportamiento sano, la virtud llevada al extremo convertida pues en un defecto “del mismo modo que una fragilidad aceptada, puede convertirse en un punto fuerte” explica.

Este gurú entiende por ejemplo que en un sentido exacerbado el  razonamiento perfecto es un habitual defecto “Razonar con una lógica completa en todo te destruye. Es como querer aplicar la lógica en el amor hasta límites extremos”, desarrolla quien compagina su terapia con pacientes con la consultoría, formación y coaching.

Otra de las “psicotrampas” analizadas serían las “falsas expectativas”, es decir esperar que el resto actúe como nosotros lo haríamos en determinada situación,   la tendencia a atribuir a los demás nuestras percepciones y convicciones “lo que nos conduce al fracaso y a la desilusión”  remarca.

Aunque posiblemente ciertos patrones adquiridos derivan de la educación transmitida, Nardone no exenta parte de responsabilidad propia “A partir de cierta edad, todos somos responsables de nuestras reacciones y también víctimas; resulta demasiado cómodo echar la culpa a nuestros padres para evitar responsabilidades”.

Una de las grandes revelaciones es su posición respecto a la filosofía “piensa positivo y todo irá bien” ya que de un modo simplista no ayuda en el caso de las personas deprimidas más bien produce el efecto contrario. No obstante si es efectivo cuando las cosas van bien y por inercia el pensamiento positivo  potencia este sentir.

En el caso de los estados de tristeza Nardone propone asumirlos como tal, enseñar a la gente a concentrarse en las cosas que le hacen sufrir para tomar conciencia en una suerte de efecto paradoxal que bloquea la tristeza y reaccionas. Opuesta al pensamiento positivo el psicólogo la hace llamar “la técnica de la peor fantasía”.

Porque según su teoría y experiencia “nuestra naturaleza nos impone el funcionamiento neurofisiológico de repetir aquellos parámetros que nos han funcionado anteriormente”.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Los sueños como terapia emocional
El perdón sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>