Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Niños de la calle juegan un mundial de fútbol


Algunos niños de la calle de Rio de Janeiro han encontrado en el fútbol una salida a su difícil situación gracias al trabajo de la ONG Save The Children en coordinación con otras organizaciones locales.

Han organizado para los niños de la calle un mundial de fútbol al que han bautizado como la Street Child World Cup, o Mundial de Niños de la Calle. Incluso han puesto a su cancha el nombre de Maracaná. Y no les falta ni árbitros, ni público, ni fotógrafos. Tienen incluso megafonía por la que gritar los goles.

Un total de 230 chicos y chicas sin familia de entre 13 y 17 años se han beneficiado de esta iniciativa tras ser rescatados por las organizaciones de ciudades de todo el mundo. Ya no viven en la calle, y muchos han logrado salir de la drogadicción y la mendicidad.

Este torneo no es nuevo, esta es su segunda edición, y se juega en los meses previos a la Copa del Mundo. El director de comunicaciones del evento, Joe Hewitt, asegura que así se garantiza “que los derechos de los niños permanezcan en el orden del día”. Por ello este año se celebra en Brasil, donde tendrá lugar el próximo campeonato mundial de fútbol.

El torneo tiene entre sus valedores desde empresas como Deutche Bank o Deloitte, hasta personalidades como el Príncipe Guillermo de Inglaterra, el ex futbolista David Beckham, o el mismo Papa Francisco.

Los voluntarios que apoyan estos días en Brasil la Street Child World Cup, llevan una camiseta azul con el lema del campeonato: “I am somebody” (yo soy alguien). Esta frase simboliza el esfuerzo por persuadir a gobiernos, empresas y comunidades para aumentar las políticas de protección hacia los niños de la calle.

“El fútbol me aleja de mis problemas, me encanta”, asegura una jugadora de Paraguay, donde hace solo cuatro meses se dedicaba al tráfico de drogas. A los jóvenes se los selecciona no solo por habilidad deportiva, sino por su ejemplo y su capacidad de haber superado años de vida en la calle. Se busca que sirvan de inspiración para otros menores en circunstancias parecidas.

Por la tarde, después de los partidos, el torneo incluye conferencias abiertas con especialistas en desarrollo, psicología e integración, con las que pretende convencer al Gobierno brasileño para que actúe de forma global sobre los niños en estás difíciles circunstancias, y sirva de plataforma de cambio global e implique a todos los países de procedencia de estos niños en la labor.

La primera edición de este particular mundial de fútbol se celebró en 2010 en Sudáfrica, y concluyó con la Declaración de Durban, que se presentó ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU y se envió a 143 Gobiernos.

En la primera edición, India se alzó con el trofeo. Paradógicamente ganó el país que tiene una mayor población de niños de la calle en todo el mundo: más de 11 millones.

Cuando pase el campeonato regresarán a sus países y a unas duras condiciones de vida, aunque existe un acuerdo generalizado en que muchos superan gracias al fútbol problemas de drogadicción o trabajo en tráfico de drogas. A pesar de la dureza de sus circunstancias, se convierten en ejemplo para otros menores, y recuperan por unas semanas la juventud que les fue negada.

Más información: Street Child World Cup

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer más:
Unicef y H&M, unidos por el desarrollo de la primera infancia
Los niños podrán denunciar violaciones de sus derechos ante la ONU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>