Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1

California avanza en la lucha contra la obesidad infantil


Las escuelas primarias estadounidenses del distrito de Chula Vista, en San Diego (California), han incorporado a su programa educativo medidas para valorar la reducción de la tasa de obesidad infantil entre sus escolares.

Además de evaluar los avances académicos de los estudiantes, cada dos años se mide su peso, estatura, y su índice de grasa corporal. Este resultado es secreto y anónimo, no se proporciona a alumnos ni a padres, sino que sirve para medir el progreso de medidas concretas que buscan fomentar una buena salud entre el alumnado.

Con estas cifras se identifican alumnos en riesgo de desarrollar enfermedades asociadas a la obesidad, como cardiopatías o diabetes.

Otros estados toman medidas similares y sí reportan a los padres de alumnos con sobrepeso los resultados. Casi una cuarta parte de los estados registran los índices de masa corporal de cientos de miles de estudiantes ante la creciente cifra de casos de obesidad infantil.

El caso de Chula Vista es especialmente elogiado porque sus métodos han motivado a la comunidad en la lucha contra la obesidad infantil. En la primera toma de datos se descubrió que alrededor del 40% de los niños eran obesos o tenían sobrepeso.

A partir de ese toque de atención, que se hizo público, las escuelas comenzaron a trabajar codo a codo con los médicos. Se prohibieron los pasteles industriales en los festejos escolares, y se comenzó a dar seguimiento a los niveles de actividad de los niños.

El padre de uno de los estudiantes afirma que ha visto en su hijo “un cambio espectacular”, que incluye cambios en los hábitos alimenticios, como el consumo de verduras y hortalizas que antes no comía, y un aumento de su interés por el deporte.

Las cafeterías de las escuelas primarias de este distrito ahora incluyen en su menú frutas y vegetales de granjas locales, y han reducido los alimentos procesados. Desde el inicio del programa se ha detectado una reducción de la tasa de obesidad de un 3%.

Para reducir la creciente epidemia de obesidad infantil, la Organización Mundial de la Salud recomienda aumentar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos, a la vez que se reduce la ingesta de grasas y azúcares.

Todo ello de la mano de la eliminación de las grasas saturadas siempre que sea posible, y de una actividad física de al menos 60 minutos diarios de intensidad moderada o vigorosa.

Además, “el compromiso político sostenido y la colaboración de muchas partes interesadas, tanto públicas como privadas” también es de vital importancia, en palabras de la OMS.

Crear entornos saludables y hacer asequibles y accesibles opciones dietéticas más sanas para niños y adolescentes es una tarea donde toda la sociedad está implicada. La OMS afirma que “para avanzar, es necesario un enfoque multisectorial que movilice energías, recursos y conocimientos técnicos de todas las partes interesadas a escala mundial”.

Más información: Organización Mundial de la Salud

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer más:
México apuesta por la lucha contra la obesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>