Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Búscate un amante: nunca es tarde para reconciliarse con la vida


A buen seguro que en más de una ocasión hemos escuchado que la pasión mueve el mundo y ciertamente no faltan motivos para creer en ello, cómo sino se explica el gozo de miles de personas celebrando un gol en el estadio,  los enamorados que se encuentran a pesar  de la distancia o la lucha por vivir aún sumido en una enfermedad.

No es acaso la pasión lo que conduce a vivir como impulso esencial del cuerpo, es decir aquella emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo, sin ella parece que algo muriera “Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?” decía el dramaturgo Jacinto Benavente.

En vinculación con este tema el piscodramaturgo argentino Jorge Bucay explica como habitualmente en su consultorio acuden personas tristes y decaídas aquejadas de una vida monótona, solitaria y sin expectativas, algo que de acuerdo al diagnóstico iría acompañado del antidepresivo de rigor. Sin embargo en su lugar Bucay les recomienda un amante, hecho que inspira su relato corto “Búscate un amante” y que aquí nos hacemos eco de alguno de sus fragmentos. 

“Muchas personas tienen un amante, otras quisieran tenerlo. Están las que no tienen amante o lo tenían y lo perdieron” contemplando “amante” en un sentido figurado al encontrar algo que nos apasione de tal forma, capaz de inyectarnos ilusión. Si bien puede ser la pareja también cualquier hobby, una vocación o trascendencia espiritual.

“En fin, es alguien o algo que nos pone de novios con la vida y nos aparta del triste destino de “durar” ¿Y qué es durar? Durar es tener miedo a VIVIR”. Porque precisamente quien vive intensamente agradece el aquí y ahora siendo observador y al mismo tiempo protagonista.

La pasión da alas a nuestra fuerza creativa y nosotros somos los máximos responsables en la construcción de nuestro futuro. Por si fuera poco ésta no requiere prescripción médica ¿se puede pedir más?

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más: 
Los grandes mitos de la felicidad
Claves para superar la tristeza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>