Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Viajes positivos: buena gente por el mundo


A tenor del bombardeo de noticias que nos invaden plagadas de odio, violencia, corrupción bien podríamos pensar que el mundo en su esencia es malo. Pero tal y como demuestra Jamie Bowlby-Whiting en base a su experiencia vital hay más buena gente de lo que en un inicio se podría presuponer.

Este joven trotamundos emprendió durante seis meses su periplo por Europa haciendo del autostop su único medio “quería confiar en extraños y ver si el mundo es realmente tan poco acogedor como la gente dice ser”.

Como era de esperar al inicio sus amigos le intentaron disuadir advirtiéndole de los posibles riegos pues aunque hacer autostop no es una práctica ilegal en la mayoría de países no se recomienda, ni alienta oficialmente. No obstante Jamie prosigue en su objetivo y se lanza a la carretera para viajar a dedo “una furgoneta de repente se detuvo a recogerme. Yo no lo podía creer, estaba sucediendo realmente (…) al final del día me encontré en Bélgica. Allí me quedé en la casa de alguien a quien había conocido online, algo más que me habían advertido en contra de hacerlo”.

Cuál fue su sorpresa que en lugar de encontrar tortura e indiferencia se topó con una persona cálida dispuesta a compartir su casa y presentarle a sus amigos. Le siguió medio año de visitas a casas de extranjeros a través de más de 20 países, 23.000 kilómetros alrededor de Europa, 227 individuos en el camino.

Algunos de ellos se prestaron para llevarle, hay quien le ofreció comida y bebida, otros simplemente querían ayudarle, incluso le dio tiempo a forjar sólidas amistades que persisten en la actualidad “Todos los que conocí impactaron positivamente sobre mi viaje y, si compartimos un viaje en coche de 10 minutos o varios días viajando juntos, estoy agradecido por estas interacciones. Aprendí a confiar en extraños y que el mundo no es un lugar de miedo, después de todo”.

También Jamie desmitifica el valor del dinero pues durante su trayecto casi nunca pagó alojamiento al igual que tampoco tuvo que renunciar a las maravillas que le ofrecía el mundo. Al fin y al cabo la situación geográfica no condiciona nuestras percepciones, en cualquier parte vive gente con esperanza y temores, todos soñamos y buscamos la felicidad.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Turismo: los mejores destinos éticos del 2014
Cookening, el encuentro de la gente y su cultura a través de la comida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>