Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Emprender el relevo. Jorge Dobner


La relación Estados Unidos – Rusia siempre fue una lucha de egos sometida a duras comparaciones, dos sistemas antagónicos de organización de recursos.

Ahora la intervención de Rusia para anexionarse Crimea– con su presidente Vladimir Putin a la cabeza – y posterior reacción de EE.UU que sancionará a dirigentes rusos y ucranianos, parece resucitar la retórica de la Guerra Fría.

Aquel enfrentamiento callado que se prolongó durante casi 50 años siempre se saldó con el daño a terceros, en su día fue Vietnam y Corea hoy Ucrania es la gran olvidada.

Otra vez, rojo y negro. Los mismos perros con distintos collares, cegados por la carrera armamentista y dominio territorial, convergen así en ciertos principios.

También por pura analogía la interdependencia económica representa el antídoto contra una posible intensificación del conflicto. Demasiados intereses en los que la Unión Europea tiene parte de contribución y que podrían – por suerte – imposibilitar una vuelta atrás.

Pero algo importante esta cambiando, los asuntos del ciudadano comienzan a articularse en la red que se erige como catalizador de igualdad humana, justicia social y democracia.

Paradigma de esta generación, Mark Zuckerberg, uno de tantos, que recién se ha interesado por la adquisición de drones para hacer sostenible su proyecto internet.org en aras de promover servicios básicos en zonas del mundo en vías de desarrollo.

Con su puesta en marcha 5.000 millones de personas en todo el mundo se beneficiarán del acceso a Internet empezando por África. Promete ser pieza clave en el avance de las comunidades, optimización de servicios sanitarios y bienestar colectivo.

Precisamente Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan, encabezaron con donaciones de casi 1.000 millones de dólares una lista de mayores filántropos estadounidenses en el pasado año. Generosa contribución que ha sido efectiva a través de Silicon Valley Community Foundation. No es casual que la cuna de la innovación lidere además importantes subvenciones para abordar necesidades regionales.

Allí donde se concentran las principales empresas tecnológicas del mundo, germinan las ideas más prolíficas, sus fundadores que amasan fortunas están dispuestos a cambiar las cosas.

Porque la filantropía convertida en pasión puede ser una de las armas más efectivas, en este caso para salvar el mundo.

Vivimos en un mundo bipolar, capaz del mal pero también de lo mejor. En contraposición a inútiles rémoras las generaciones más jóvenes apuntan a un gran cambio social donde las prioridades son bien distintas.

Dotados de una perspectiva más amplia la savia nueva trae consigo ríos de esperanza, algo que visto lo visto en algunos casos ya toca emprender el relevo.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más: Los jóvenes tomarán las riendas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>