Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El rol masculino en la cultura pop: los chicos también lloran


Ahora que la mujer gana protagonismo en la industria cinematográfica donde a su vez se presta más atención a la  representación femenina, ya estamos viendo resultados positivos. Sin embargo resulta también esencial examinar cuáles son los mensajes que se transmiten acerca de modelos masculinos que pueden promover equívocos estereotipos.

Fenómenos como  ‘Crepúsculo’ o la esperada adaptación ‘50 Sombras de Grey’ han despertado casi tanto interés como crítica. Recientemente Shailene Woodley, protagonista de ‘Divergente’, la nueva saga dirigida al público juvenil, manifestó su oposición a  la franquicia protagonizada por Kristen Stewart y  Robert Pattinson que se presenta como una relación “tóxica y poco saludable”.

Bella se enamora del vampiro Edward pero éste la deja, su vida ha terminado y va a suicidarse “¿Qué mensaje estamos enviando a los jóvenes? Eso no va a ayudar a este mundo a evolucionar” expresa Woodley. Asimismo otras críticas se alzaban también contra los hombres de la historia que exhiben una masculinidad impetuosa, arquetipo excesivamente pobre de lo que significa ser un hombre.

En concreto el melancólico Edward es reflejo de una peligrosa ambivalencia entre dulces palabras y celos, errónea caballerosidad  que ocasiona en última instancia daño emocional. Su opositor, Jacob Black, igual de directo, rebosante de rabia y físico, su primer impulso es la acción y reniega de pedir disculpas.

El contenido de estas historias de ficción no se equiparan a las expectativas que niños y adolescentes depositan, si bien por supuesto no deben ser imagen perfecta de bondad y empatía tampoco el extremo es el mejor reclamo, sobre todo al enfocarse en un público que todavía necesita madurar.

En otro nivel aún orientado a un público más adulto ‘50 Sombras de Grey’ que no tardaremos ver en los cines también ha sido muy cuestionada por exaltar la dominancia del hombre hacía la mujer así como reproducir hasta la saciedad estereotipos muy manidos: la joven virginal y el macho alfa, representado aquí por la estudiante de literatura Anastasia Steele y empresario Christian Grey.

Quizá lo más controvertido – sabiendo que la fantasía es inherente a la novela erótica – radique en el detalle de que él únicamente está dispuesto a establecer una relación de amo y sumisa como condición sine qua non.

Por contra el público de cualquier edad o sexo debe ser alentado a buscar historias que se articulan a través de personajes más complejos y cuidadosamente elaborados. Los hombres también pueden resultar igualmente sexys encarnado la comprensión, empatía y respeto a los demás, sin por ello sacrificar la trama de una buena historia.

Tal es el caso de ‘Los Juegos del Hambre’ donde los rasgos de Peeta desafían las convenciones del héroe masculino tradicional: atento, cariñoso, suficientemente sensible y perceptivo. Más bien al contrario acepta que Katniss, físicamente más fuerte, le “eclipse” en casi todos los aspectos. Algo que incluso introduce un componente original pues no existen modelos perfectos de masculinidad y tampoco hay que pretender serlo, son esas imperfecciones las que humanizan y envuelven de encanto. Los chicos, por suerte, también lloran…y aman.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Los Oscar a las películas que resaltan la necesidad de justicia social
Monoparentalidad masculina, un modelo familiar en auge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>