Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Derecho a saber. Opinión de Benjamín Prado


Elogio del traidor.
Hay palabras que merecen una segunda oportunidad. Por ejemplo: chivato. Un adjetivo al que suelen recurrir quienes abusan de otros para así tergiversar sus acciones y cambiar las culpas de bando, de manera que la víctima se convierta en alguien despreciable: un delator.

Creo que en este mundo en el que el poder lucha a sangre y fuego por controlar no solo la economía y la política, sino también la información y las conciencias, hay que mirar con la misma lupa la palabra traidor: ¿qué son, por ejemplo, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange o el antiguo espía de los servicios secretos norteamericanos Edward Snowden, que han dado a conocer miles de documentos secretos que demuestran cómo Estados Unidos investigaba a sus aliados y torturaba a sus enemigos de guerra? ¿Y el informático Hervé Falciani, un empleado del banco HSBC que desenmascaró a miles de evasores que escondían su dinero negro en Suiza?

¿Son héroes o bandidos? ¿Merecen la cárcel o una estatua? En España se les castiga con el despido, que es lo que acaba de obtener el subdirector de la Concejalía de Empleo de la Comunidad de Madrid por denunciar ante sus superiores una estafa de 15 millones de euros llevada a cabo por la patronal de la región.

En inglés, al que revela ese tipo de secretos se le denomina whistleblower, es decir, es quien toca un silbato y alerta a la sociedad de un abuso o un delito cometidos por la organización para la que trabaja. Sin embargo, Assange, Snowden y Falciani viven en el exilio, se los considera renegados y alguno está en busca y captura. Son los Salman Rushdie de Occidente. Sobre ellos han corrido ríos de tinta envenenada, pero aunque no los moviera el simple altruismo, ¿no habría que felicitarse igual porque hayan sacado a la luz toda esa oscuridad?

El traidor es siempre el malo de la historia, desde Judas Iscariote, cuyo nombre proviene del latín sicarii, un término que designaba a los judíos que ocultaban entre sus ropas una daga, o sica, para apuñalar por la espalda a los invasores llegados de Roma.

Y eso es lo que consideran a Assange, Snowden o Falciani quienes los persiguen: mercenarios, antipatriotas, desertores que se han vendido por treinta monedas al mejor postor: sicarios. En su país, a Snowden o a la soldado Manning, que fue quien le dio a Assange los diarios de la guerra de Afganistán e Irak, se los ve como versiones contemporáneas del general Arnold, que durante la Guerra de la Independencia le entregó a los ingleses las llaves de West Point, y a algunos les gustaría mandarlos a la silla eléctrica como hicieron en plena Guerra Fría con los Rosenberg, el matrimonio acusado de venderle fórmulas nucleares a la Unión Soviética: Snowden solicitó vigilancia cuando, según su abogado, supo que un portavoz del Pentágono confesó a algunos periodistas que le gustaría “meterle una bala en la cabeza”. Tal vez esa frase no es lo que aquel hombre dijo, pero sí lo que muchos piensan: según las encuestas, el 61% de los estadounidenses se opone a su indulto.

¿Qué ocurrirá con Assange o Snowden? Quizá el tiempo los convierta en campeones de la verdad, igual que a Daniel Ellsberg, el analista de las Fuerzas Armadas que le dio al New York Times la documentación que probaba que casi todo lo que Washington contaba sobre la guerra de Vietnam era mentira; o William Mark Felt, dirigente del FBI y la famosa garganta profunda del Watergate, que filtró a la prensa los datos que se necesitaban para desenmascarar al presidente Nixon.

Ambos fueron rehabilitados y se los consideró dignos de gratitud, pero tal vez hoy eso sea más difícil de lograr, dado el nivel de obediencia debida que los partidos políticos le exigen a sus miembros, también en España, donde la disidencia y hasta el matiz se consideran un acto de indisciplina y todo lo que no sea una firma en blanco deja de ser una opinión para ser una escisión. La heterodoxia es lo contrario del sometimiento.

En su libro Elogio de la Traición, Denis Jeambar e Yves Roucaute escriben que en el ámbito de la política “la traición es la expresión superior del pragmatismo que evita las fracturas y garantiza la continuidad democrática al flexibilizar en la práctica los principios preconizados en la teoría”; aseguran que no cometerla “es desconocer los espasmos de la sociedad y las mutaciones de la historia”; y sostienen que ese es el modo de adaptarse a la voluntad de los pueblos y que quienes se oponen a cualquier clase de cambio son los tiranos.

Pero también es un atajo al cinismo que caracteriza a quienes incumplen sus programas electorales y, recurriendo a una paradoja que suena a insulto a la ciudadanía, a su forma de mentir lo llaman ser realistas.

Este es un mundo hipócrita y los mismos que califican de traidores a Assange o Snowden, ofrecen recompensas millonarias a quien señale el escondite de sus adversarios, como ocurrió con Sadam Husein y Bin Laden; o aprovechan la documentación que Falciani puso sobre la mesa para multar al HSBS con 2.000 millones de dólares por blanqueo de capitales.

Otros lo consideran, como mínimo, un mal necesario, hasta tal punto que Snowden ha sido propuesto como candidato al Nobel de la Paz.

Quizás es que las banderas hay que defenderlas o no, según lo que escondan debajo. Votar es la mitad de la democracia; la otra mitad es el derecho a saber.

Benjamín Prado
Escritor
Publicado en: El País

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>