Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Mascotas, las influencias positivas para las personas


¿Has pensado alguna vez incorporar una mascota a tu familia, pero aún no te has decidido? La Universidad colombiana de Caldas destaca los beneficios que la presencia de animales en nuestras familias pueden aportarnos a diferentes niveles. Conoce todo lo que las mascotas pueden aportar a tu felicidad:

Disminuyen el sentimiento de soledad, y su presencia constante aumenta el sentimiento de confianza, relajación, seguridad y protección de sus dueños. Su compañía estimula el contacto físico y la comunicación, ya que casi todos los dueños les hablan a sus mascotas.

Incrementan la autoestima, ya que los cuidados que necesitan hacen que la persona responsable de ellos se sienta útil. Son una fuente de motivación constante para su dueño y un buen antídoto contra la depresión o la tristeza.

Su convivencia con los más pequeños hace que éstos aprendan valores muy positivos como el respeto a los animales y a la naturaleza, la amistad, o el amor desinteresado.

Mejoran el buen humor, ya que son fuente de alegría, diversión, anécdotas gratificantes para toda la familia, y una herramienta eficaz para aprender a disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

Algunas, como los perros, necesitan caminar, e incluso una carrera de vez en cuando, con lo que evitan el sedentarismo y la inactividad de sus dueños, y promueven hábitos de vida saludables.

Son un apoyo muy positivo para personas discapacitadas. En particular los perros, pueden convertirse en ojos y oídos de personas con limitaciones físicas.

Nos ayudan a liberar estrés. El gato resulta especialmente relajante: acariciarlo tiene efectos tan positivos en el estado de ánimo que en algunas ciudades del mundo se han creado cafeterías donde los mininos deambulan entre los clientes para que puedan tocarles.

El contacto directo con animales y la convivencia con ellos nos hacen más humanos: el cuidado y el amor a los animales ayudan a ser personas con mayor empatía y actitudes positivas, y a trasladar a nuestro trato con las personas todos los aspectos positivos de nuestra relación con las mascotas.

Además, conseguir una mascota puede ser ya en sí mismo un acto de altruismo y generosidad: adoptar a animales de refugios, perreras y asociaciones protectoras nos da la oportunidad de darle una segunda oportunidad a un animal después de pasar por los momentos más difíciles de su vida. No debemos dudar que sabré agradecérnoslo.

Alba Sánchez Serradilla

Redacción

Fuente: Universidad de Caldas

Leer más:

Los perros y sus dueños, como dos gotas de agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>