Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Leer nos hace más inteligentes


Leer es una gran aventura donde merece la pena perderse, puerta de acceso directo a la imaginación y conocimiento. Siendo a menudo hábito adictivo no solo nos hace sentir mejor sino que también más inteligentes tal y como confirman recientes estudios científicos. Qué mejor estímulo para aquellos niños con aprendizaje lento, por simple que parezca un entretenido cómic puede significar el inicio de todo.

Por un lado la lectura potencia el tipo de “inteligencia cristalizada” entendida como el conjunto de capacidad, estrategias y conocimientos alcanzados a través de la propia historia de aprendizaje.

Cuando alguien aprende a ir en bicicleta, nadar o el nombre de un nuevo compañero se fijan en nuestra experiencia básica para prosperar en el mundo, Vinculada con la comprensión verbal o relaciones semánticas esto explica por qué en ciertas pruebas de CI (Cociente Intelectual) el vocabulario adquiere tanta importancia.

De otro lado, está la inteligencia fluida que se relaciona con la capacidad para resolver problemas, razonar contenidos abstractos y leer entre líneas. Sin duda las ficciones literarias con notable uso de figuras retóricas – tal es el caso de la estilística del surrealismo, dadaísmo etc. – nos acercan a la aprehensión de abstractos en la matemática, física o química.

Autores como Franz Kafka, James Joyce o Virginia Woolf en un sentido más agudo invitan al lector a detenerse y profundizar más allá de la superficie. Así  se consiguen nuevas asociaciones neuronarles al tiempo que mejoran los procesos sinápticos.

Luego no es de extrañar que desde las escuelas se insista en la lectura y escritura crítica. Los estudiantes de hoy consiguen en el promedio cerca de 20 puntos más en pruebas de inteligencia respecto al pasado siglo. Una subida continua que responde al denominado efecto Flynn en alusión al político neozelandés James R. Flynn, quien se dedicó de lleno al fenómeno.

Por último la “inteligencia emocional”, que en los últimos años ha suscitado tanto interés, encuentra en la lectura un buen aliado. En un estudio publicado por la revista Science se evidencia cómo la literatura de ficción favorece la Teoría de la Mente (TM), oséase la habilidad de los sujetos para entender los estados mentales del resto.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Una biblioteca llamada empatía 
¿Qué tipo de lector eres? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>