Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Ferran Adrià en Boston


Boston se ha rendido a Ferran Adrià y él a la ciudad. El placer es mutuo. La guinda del pastel es la exposición que le dedica el Museum of Science de Boston, la institución más visitada de la ciudad.

La muestra es un repaso a la historia de Ferran Adrià en el Bulli y permite conocer un poco más sobre el futuro del Bulli, ya no como restaurante, si no como centro de investigación.

De ahora en adelante, el Bulli serán tres cosas: Bullipedia, una Wikipedia de la gastronomía; BulliDNA, el trabajo creativo de 30 cocineros que postearán sus platos -o obras- online y el Bulli 1846, el primer centro mundial dedicado al desarrollo e investigación en la gastronomía.

Para dar el disparo de salida a la exposición, Adrià dio una charla en el mismo museo de Boston en la que avanzó su trabajo, de ahora en adelante, más volcado en la ciencia que en la cocina. Al acabar la charla, el chef catalán declaró su admiración por la ciudad a la que acude varias veces al año. Adrià bromeó y dijo que “paso más tiempo en el Bulli que en Boston”. Y sobre la ciudad, declaró sentirse abrumado por la cantidad de proyectos científicos que uno puede conocer entre MIT, Harvard y demás centros de investigación. Adrià calificó a Boston como “una ciudad que enriquece”.

La relación entre Adrià y Boston hace años que dura y se ha intensificado recientemente. Desde hace cuatro años, cada invierno, el chef catalán cierra el ciclo de conferencias ‘Science and Cooking’, que tiene lugar en Harvard, con una charla gastronómica que llena el auditorio de la prestigiosa universidad hasta la bandera. En la última edición, Adrià refelxionó sobre las bases de la gastronomía, uno de los puntos clave que serán objeto de estudio en el proyecto de Bullipedia.

Pero más recientemente, Adrià se ha dejado ver en distintas partes del MIT. A principios de febrero se reunió con varios ‘popes’ de la universidad para someter a debate el futuro científico del Bulli y sus proyectos. Además, el cocinero catalán presentó este mismo contenido en charlas cerradas ante estudiantes del MIT.

A su vez, el chef se ha dejado ver en varias ocasiones por las instalaciones del Media Lab del MIT, un centro que se dedica a la investigación de proyectos transversales. Uno de sus departamentos es el CityFarm que lleva a cabo investigaciones sobre las posibilidades de la agricultura en espacios urbanos. Adrià se dejó fotografiar en el transcurso de su visita a este lugar, aquí.

El proyecto se llama ‘Urban Agricultural Systems Research’ y explora las posibilidades de cultivar vegetales limitando el uso de agua hasta el 98%, además de prescindir de pesticidas y fertilizantes.

Sin salir del Media Lab del MIT, Adrià también se ha interesado por varios proyectos del departamento del Mediated Matter que investiga proyectos que aúnan herramientas biológicas y artificiales. Uno de los proyectos que se basa en la impresión 3D fue valorado por el chef catalán como vajilla para snacks o cocktails. A su vez, el Silk Pavilion, una estructura con forma de cúpula construida a partir de 6.500 gusanos de seda, recordó al cocinero como se trata el azúcar en alta repostería, según fuentes del propio departamento.

La relación entre el MIT y Adrià no se explica sin el papel fundamental de Israel Ruiz, vicepresidente ejecutivo y tesorero de la institución americana. Ruiz -también natural de Hospitalet de Llobregat (Barcelona)- acompaña a Adrià a muchas de sus visitas por el centro y fuera de él, como es el caso de la conferencia dada en el museo de la Ciencia de Boston.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>