Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Coaching positivo


Pocos son lo que no conozcan algo sobre el “coaching”, esa palabra de moda que definitivamente se ha instalado como un fenómeno imparable. Lo que en un principio se vinculaba con el mundo de la empresa y alta dirección se ha convertido hoy en disciplina integral que abarca sectores tan dispares como la cocina, educación, deporte, música…

En ocasiones se tiende a confundir con la consultoría o figura del menor, sin embargo  el cometido del coach es que la persona descubra por sí misma lo que debe hacer “un proceso que tiene como objetivo potenciar el talento de las personas y  su crecimiento personal”, según la definición que aporta María López, presidenta de la Federación Internacional de Coaching en España (ICF).

En el proceso de exploración se pueden aportar pruebas comparativas de rendimiento y acompañarles a alcanzar esos puntos de referencia en base a la orientación de las propias debilidades personales.

Pero ahora una nueva investigación sugiere otra táctica que parte de las fortalezas del aspirante para lograr el objetivo marcado. La posibilidad de este enfoque directamente positivo evidencia en las pruebas mejores resultados, logrando una ayuda más eficaz para las persona que quieren aprender y progresar.

En el estudio publicado en la revista Social Neuroscience los  investigadores recopilaron información de los estudiantes  de la Universidad Case Western Reserve (EE.UU). Tras completar un cuestionario inicial que evaluaba sus tendencias emocionales, los participantes tuvieron dos entrevistas contrapuestas durante cinco días.

Durante la primera entrevista basada en el enfoque positivo el interlocutor formulaba preguntas como “Si todo ha ido muy bien en tu vida ¿Qué harás en los próximos diez años?”. No obstante la segunda apuntaba en dirección adversa mientras que el entrevistador “negativo” adquiría un estilo más convencional de acuerdo a parámetros ideales “¿Qué desafíos has encontrado o crees encontrar en tu experiencia aquí? ¿Qué tal te va el curso académico? ¿Vas a hacer todos los deberes y lecturas?

Una vez superadas ambas entrevistas, una máquina de resonancia magnética funcional midió la actividad a veinte de los estudiantes que con posterioridad tuvieron que someterse a una tercera entrevista grabada con video y elaborada por los anteriores entrevistadores.

Los estudiantes indicaron que el entrevistador positivo resultaba inspirador al tiempo que generaba esperanza de forma más efectiva que el entrevistador negativo. Pero las conclusiones quizá más interesantes se extrajeron de los patrones de actividad cerebral:

–  La región de procesamiento visual y percepción de imágenes se ve alterado cuando imaginamos algún evento futuro.

–  El procesamiento global en la compresión del panorama general antes que los detalles,  que a menudo se relaciona con la participación placentera en el mundo.

– Incremento de la empatía y confianza como experimenta una persona cuando se siente cómodo en un círculo social.

– La motivación proactiva transfiere nobles objetivos en vez de una actuación defensiva que evita daños o pérdidas.

En vista de estas diferencias los investigadores añaden que el coaching positivo activa óptimamente fundamentales circuitos neuronales al igual que reduce a través de las proyecciones el estrés en el cuerpo. 

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más: 
Empleados felices 
Gestionar mejor nuestros recursos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>