Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Aprender de Sudamérica Opinión de Federico Mayor Zaragoza


Lecciones de América Latina.
Europa, que tanto se ha beneficiado y se beneficia de América Latina, sigue sin querer reconocer, aferrada al ocaso de un sistema que ha sustituido los principios democráticos por las leyes mercantiles y el multilateralismo democrático por grupos oligárquicos, las lecciones que, en múltiples aspectos, están dando hoy los países del continente suramericano, por fin emancipados.

De manera sorprendente, el editorial de opinión de “El País” del día 2 de febrero, titula así su comentario de la Cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe) que acaba de celebrarse en la capital cubana: “Simulacro en La Habana”. Dice entre otras lindezas: “Las conclusiones han sido un catálogo de buenos deseos –fortalecer el acercamiento, declarar la región como “zona de paz” o luchar contra la pobreza- que calca la retórica de otros foros”.

He aquí algunas de las resoluciones adoptadas en la II Cumbre de los días 28 y 29 de enero de 2014:
• Seguiremos trabajando en planes, políticas y programas nacionales para reducir progresivamente las desigualdades de ingresos que están en la base misma del hambre, la pobreza y la exclusión social mediante, entre otras, políticas fiscales progresivas, de creación de empleos formales permanentes, de protección, de asistencia y seguridad social, de establecimiento de salarios mínimos y su elevación progresiva…

• Otorgamos la más alta prioridad a fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional, la alfabetización y post-alfabetización, la educación general pública gratuita, la educación técnica, profesional y superior de calidad y pertinencia social, la tenencia de la tierra, el desarrollo de la agricultura… y de la salud pública universal, el derecho a la vivienda adecuada para todos…

• Se procederá a la “elaboración de una Agenda Estratégica Regional sobre la Gestión Integral del Riesgo de desastres”…

• Nos comprometemos a continuar consolidando sólidos principios regionales en materia de reconocimiento de los derechos de los migrantes, así como a profundizar la coordinación de políticas migratorias regionales y de posiciones comunes en las negociaciones globales…

• Convencidos de que el cambio climático es uno de los más grandes problemas de nuestro tiempo… “adoptaremos las medidas precisas de conformidad con las disposiciones y principios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y las decisiones adoptadas en las Conferencias de las Partes”.

• Celebramos la reciente suscripción de la nueva Convención de Minamata sobre Mercurio, como el primer instrumento vinculante negociado en el ámbito de Naciones Unidas en los últimos doce años…

• Reafirmamos la importancia de desarrollar herramientas que permitan fortalecer el sistema financiero internacional, lo cual debería contemplar una regulación más estricta y efectiva de las entidades financieras…

• Manifestamos el derecho de nuestros pueblos de aprovechar, de manera sustentable, los recursos naturales…

• Nos comprometemos a seguir trabajando para consolidar a América Latina y el Caribe como zona de paz, en la cual las diferencias entre las naciones se resuelvan a través del diálogo y la negociación…

• “Subrayamos la importancia de la cultura en Latinoamérica y el Caribe como fundamento de la identidad de cada país y como catalizador en los procesos de integración regional. Subrayamos así mismo la importancia de la cultura y de las industrias culturales para las economías regionales y asumimos el compromiso de promover el emprendimiento cultural…”.

• Reiteramos nuestras posiciones en torno a una reforma integral del Sistema de las Naciones Unidas, muy particularmente a la democratización de las instancias decisorias internacionales, en particular el Consejo de Seguridad…

• Destacamos la celebración, por primera vez en las Naciones Unidas, de una Reunión de Alto Nivel sobre Desarme Nuclear, el 26 de septiembre de 2013, en la que la CELAC reafirmó la necesidad urgente de avanzar hacia el desarme nuclear y lograr la eliminación total y general de las armas nucleares de forma transparente, irreversible y verificable…

¡Ya me gustaría ver parecidas resoluciones en otros foros internacionales y, particularmente, en la Europa actual!

En su conjunto, en América Latina, se están reduciendo las desigualdades sociales, mientras que en Europa se están ampliando. En Europa juzgamos severamente el comportamiento político de algunos líderes de América Latina.

En cambio, en América Latina son capaces de seguir teniendo buenas relaciones quienes fueron humillados con el “Plan Cóndor”, con miles y miles de asesinados y torturados; y con el “ajuste estructural”, que enriqueció a los prestamistas y empobreció a los prestatarios; y con unas técnicas de explotación minera intolerables; y con embargos de servicios esenciales durante décadas; y a pesar de tener en la memoria la invasión de Irak, que ha resultado en decenas de miles de muertos y mutilados, en millones de desplazados…; y de la forma en que Europa se deshizo de mandatarios árabes puestos en evidencia por la población en la famosa “primavera”, a los que hacía bien pocos meses se había agasajado espléndidamente, y vendido armas a manos llenas; y han aceptado, hasta ahora, todo tipo de excusas de algunos de sus grandes “inversores”, aunque no fueran precisamente buenos ejemplos de “democracia”…

A pesar de haber sufrido tantos desmanes por la aversión del Partido Republicano a las Naciones Unidas y a instituciones de integración y debate a escala continental, los países de América Latina mantienen, en general, una actitud de acercamiento y de coexistencia pacífica.

Una inflexión histórica se avecina: tomen nota de la CELAC y de las conclusiones de su Segunda Cumbre. No le iría mal ahora a Occidente aprender los nuevos diseños políticos; y poner en práctica las excelentes resoluciones adoptadas en La Habana. Europa, en la debacle de un sistema basado exclusivamente en los mercados, da la impresión de que no quiere o no sabe mirar la realidad de otra manera.

No estaría mal, no, que en reuniones de la Comisión Europea, o en Davos, o en la OCDE… se adoptaran, con ánimo de llevarlas a la práctica, resoluciones parecidas.

Federico Mayor Zaragoza

Fuente: federicomayor.blogspot.com.es

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. vicente llaneza Responder

    Pués sí que tenemos mucho que aprender de estos otros Latinos que por suerte tienen, pese a la colonización, poco de Latinos, el idioma y el saber lo que no deben hacer.
    Tienen una apertura mental que pese a todo lo que han pasado y siguen pasando, les permite mirar con ilusión, tener unos valores y principios generales. En un “buscarse la vida sano” en unos tiempos siempre difíciles para ellos.
    Gracias Federico. Artículos como el que refieres de El País sólo hacen que intentar alejarnos de una realidad muy distinta a como nos la pintan.
    Que cuando a Repsol le expropien o le limiten sus excesos nos sintamos como españoles atacados por indígenas. Nada! No nos dejan salir de tiempos colonizadores. Sálvenos que no está la inquisición al menos como estaba antes,
    saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>