Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Alimentos para prevenir y curar la gripe


Un catarro, una gripe o un simple resfriado son las enfermedades más comunes del invierno, y más que peligrosas son incómodas y muchas veces evitables. Cuidando nuestra alimentación y nuestras defensas seremos más capaces de resistir cualquier ataque vírico.

La doctora Guadalupe Blay, coordinadora del Grupo de Habilidades en Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia recomienda llenar nuestra despensa de alimentos perventivos como los siguientes:

La calabaza. Uno de los alimentos más útiles para mejorar las defensas. Basta con tomar una ración a la semana, cocinada en cualquier forma, para aportar a nuestras defensas una ayuda extra en forma de vitamina A.

Granada, muy rica en vitamina C, cubre las necesidades diarias de ácido fólico y es tres veces más antioxidante que el té verde. Si ya estamos enfermos, tiene propiedades curativas contra fiebres, dolor de garganta, o infección de oído.

El kiwi aporta más del doble de vitamina C que la naranja, y con ello favorece la absorción del hierro. Además es antioxidante y estimulante del sistema inmunitario.

Los cítricos son los grandes aliados del invierno, además de por ser una importante fuente de vitamina C, porque aporta provitamina A. El limón por su parte tiene poder antiséptico y es un remedio infalible contra la tos y el dolor de garganta.

Huevo. Es un alimento rico en minerales, especialmente selenio y zinc, que contribuyen al mentenimiento del sistema inmunológico fuerte.

Ajo crudo, de esta forma no pierde ninguna de sus propiedades. Es el antibiótico natural más popular: previene y cura, incrementa las defensas y mejora la respuesta del organismo ante ataques externos.

Cebolla. Su ventaja frente al ajo es que, teniendo propiedades similares, no las pierde al cocinarse. Un estudio de la Universidad de Nebraska demostró que el caldo de cebolla ayudaba a fortalecer el sistema inmunitario y aliviaba la inflamación de garganta.

Los frutos secos también son recomendables en invierno. Aportan grandes dosis de energía y así ayudan a mantener la temperatura corporal. Las nueces, las avellanas, las almendras, pistachos o pipas de calabaza son los más recomendables.

Manzanilla en infusión: es un potente antitusivo que además es bien conocido por beneficiar al sistema digestivo.

La miel no solo tiene poder curativo, sino que es un antitusivo mejor que los jarabes para la tos comerciales, y además es preventivo en tanto que refuerza las defensas.

Las legumbres son otro aliado contra el catarro. También son energéticas y mantienen la temperatura corporal, y además aportan hierro al sistema inmunitario, que lo refuerza.

Incluyendo estos alimentos en nuestra dieta podemos acercarnos a la filosofía que promovía Hipócrates: “que tu alimentación sea tu medicina, y tu medicina, tu alimento”.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Leer más:
Agricultura ecológica, garantía de alimentos saludables
Bocados de felicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>