Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Videojuegos más allá de la diversión


Sería un error pensar que los videojuegos no son más que un pasatiempo infantil. Esta es la principal conclusión que me llevo tras charlar con Rik Eberhardt, Studio Manager del Game Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). En este departamento se reflexiona sobre las aplicaciones de los juegos en general. Una gozada, sea dicho. Y precisamente, estos días, ha puesto en marcha un taller para que los estudiantes del MIT lancen un videojuego arcade. El ganador será expuesto en el museo de la universidad, en un máquina arcade, por supuesto.

Sí, las míticas máquinas de 5 duros que amenizaron -o frustraron- nuestras tardes en bares y salas de juegos: Mario Bros, PacMan, preludios de Fifas y Pro Evolution, Street Fighter, Tekken, Out Run, máquinas del millón… Y así, una enorme colección de videojuegos que saltaron del salón recreativo al salón de casa en forma de consola. El arcade, ha tenido sus fases pero nunca se ha ido. Está ahí y además marca las líneas del futuro. Esta es la lectura de Rik.

Resulta algo paradójico que el MIT eche la vista atrás, en algo como el arcade, como razón de ser de un taller. Sobretodo con el empuje de realidades virtuales, 3D y siguientes, juegos en red y demás aplicaciones que hacen del videojuego algo difícil de pronosticar. Pero Rik es tajante sobre las posibilidades que ofrece el género arcade, en especial en cuanto a su jugabilidad.

En su amplia mayoría, es un género concebido en un entorno multijugador que hace que la experiencia sea “pura diversión”.

Las carcajadas, buen ambiente y revoloteo con el que los estudiantes afrontan sus prototipos confirman que el makin of de un videojuego arcade es algo cuanto menos divertido.

Me reúno con dos estudiantes que me usan de cobaya para testear su creación. Es un videojuego de estrategia y tengo que esquivar un perseguidor y aniquilarlo en una zona de bombas. Prueba superada en las fases iniciales, al menos. Veremos en pantalla a ver. El resultado en unas semanas.

Mientras, sigo con Rik que, en la senda de que los videojuegos son algo más que diversión, me abre un enorme abanico de posibilidades. Para empezar, el soporte.

Hace unos años, solo los teníamos en máquinas arcade. Ahora, los videojuegos se desarrollan para toda clase de dispositivos: teles, ordenadores, móviles… y se aplican en todo tipo de áreas: educación, exposiciones, museos, prensa digital. Me pone el ejemplo de los infográficos del The New York Times que, según el caso, “se asemejan a una partida de videojuegos”.

Rik enfatiza la vertiente infotainment (información + entretenimiento) de los videojuegos, en especial en el campo de la educación.

“Muchos procesos que siguen los jugadores en una partida son similares a los procesos que usamos para aprender algo nuevo. En particular, en la dinámica de desarrollar un proyecto, probarlo, obtener feedback y, posteriormente, completar el proceso o generar una vuelta a empezar”, describe.

Finalmente, avisa a los profesores sobre la ayuda que pueden suponer los videojuegos como soporte en el aula. Una ventaja destaca por encima de todas, como dice: “los videojuegos estimulan un entorno en el que equivocarse está permitido, es algo que se espera y hasta se fomenta. Siempre puedes volver a empezar”.

En su opinión, “los profesores pueden hacer uso de los videojuegos para introducir nuevos conceptos y entender como se crean ambientes para una experimentación divertida”.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>