Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Purificar las aguas contaminadas de Bangladesh, un sueño posible


Las aguas de Bangladesh son las más contaminadas del mundo donde según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 77 millones de personas se encuentran en riesgo diario de envenenamiento por arsénico. Una trágica situación que viene a agravarse debido a la falta de alternativas y que la  población asume con resignación a pesar de las consecuencias: la mayoría enferma poco a poco sufriendo lesiones por todo el cuerpo (manchas en la piel, sensación de ardor, cansancio crónico…).

Sin embargo, ahora un científico británico ha descubierto una técnica que podría paliar esta problemática. Se trata de un subproducto del  whisky que se puede utilizar en la purificación del agua.

El doctor Leigh Cassidy de la Universidad de Aberdeen trabajaba en un proyecto enfocado en las aguas subterráneas de Bangladesh cuando se le ocurrió la idea de emplear el residuo de las cáscaras de la cebada como agente de limpieza. Pese a contar con el rechazo de uno de sus compañeros,  Cassidy – gracias a una plena confianza en sí mismo – prosiguió el invento en solitario.

Para ello, modificó los sobrantes de la cáscara de cebada con un ingrediente secreto dando lugar a un compuesto orgánico que bautizó como ‘Dram’  (abreviatura en ingles de “Dispositivo para la Recuperación y Atenuación de múltiples contaminantes”)

Proceso de purificación
En su desarrollo también combina otros ingredientes autóctonos de Bangladesh  (p. ej. cáscaras de coco y de arroz) que actúan como filtros naturales que retienen las partículas de arsénico. Luego se conecta una pieza de acero inoxidable con el agua contaminada que bombea hacía el área de filtro. Una vez que se completa este proceso, se vuelve a bombear el agua ya purificada y solo queda recogerla.

Por el momento los resultados que ofrece el Dram de Cassidy son altamente positivos al eliminar el 95% de arsénico del agua contaminada “El agua es descontaminada, a razón de mil litros por hora, lo cual es a niveles industriales”, en palabras de su inventor.

En la actualidad el programa de ayuda canadiense, PurifAid, fundado por la emprendedora social Shahreen Reza, ha adoptado dicha técnica con el fin de ayudar a los aldeanos del país asiático.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
En la India, el reto de abastecer agua para todos 
El derecho humano al agua potable 
Cocinas para evitar enfermedades 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>