Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Sensaciones, descubren el mapa humano de las emociones


Cuando experimentamos algún tipo de emoción fuerte, sea positiva o negativa, nuestro cuerpo sufre a menudo una alteración. Por ejemplo, en estados nerviosos, las personas sienten presión en el pecho, sudor en las manos… ¿Son estas sensaciones universales o bien, varían según la cultura?

Unos investigadores finlandeses de la Universidad de Aalto de Finlandia,  han sido capaces de crear un mapa corporal de las emociones donde pueden constatar que se trata más bien de la primera hipótesis, es decir, las emociones son universales.

Por lo tanto, por cada reacción sensorial o emocional, responde a una parte del cuerpo humano diferente, independientemente de la cultura o el idioma.

El profesor de neurociencia cognitiva, Lauri Nummenma realizó una serie de cinco experimentos sucesivos, junto a otros investigadores, para demostrar esta asociación entre emociones y sensaciones corporales.  Una serie de participantes, 703, debían señalar ante dos siluetas humanas donde localizaban o qué parte del cuerpo notaban estimular mientras se le nombraban una serie de sensaciones y emociones. A la vez, debían colorear cada una de las partes del cuerpo donde sintiesen  que se acelerase disminuyese al oírlas.

En el conjunto de emociones comprobaron que la mayoría de los participantes, por encima del 73%, coincidían en las zonas coloreadas creando los mismos mapas de sensaciones corporales. Usaron el color rojo para las zonas de mayor sensación y el azul para las de menor.

En el informe publicado por la National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), comprobaron que las emociones positivas crean  mapas sensoriales positivos. El amor y la alegría son las emociones que más se sienten.  En cambio, las reacciones sensoriales con las emociones  negativas no se solapaban, pese a que se muestran emparejadas. Por ejemplo, los mapas de ira y miedo son muy parecidos, de la misma forma que los de la ansiedad y la vergüenza.

“Hemos llegado a la conclusión de que estos mapas reflejan los cambios corporales sistemáticos asociados con cada emoción, es decir, cada una desencadena un patrón funcional específico en el cuerpo que se corresponde con la forma en que trata de proteger nuestra mente y nuestro cuerpo”, comenta Nummenmaa.

Es en el tronco superior donde se activan la mayoría de estímulos, independientemente si son negativos o positivos. Esto ocurre porque se trata de la zona donde se encuentran la mayoría los órganos vitales y se inician los procesos somáticos como el ritmo cardíaco o la respiración. Por ejemplo, la cabeza es una zona que se ve afectada por todas la emociones.

Marta Alemany
Redacción

Leer más:
Ordenadores que miden emociones
Inteligencia emocional, clave para la política internacional
Jugar con los 5 sentidos

1 comentario

  1. Victor Hugo Del Carpio S. Responder

    muy necesario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>