Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Lo positivo de una vida minimalista


Cada vez son más los ciudadanos que reaccionan ante una vida de consumismo y materialismo con diferentes posturas. Una de ellas es la tendencia conocida como ‘minimalismo’, que consiste en ser feliz con menos cosas y más espiritualidad.

Esta filosofía de vida propone centrarse en lo importante y eliminar lo que no hace falta para ser feliz. Esta es la forma a través de la cual sus adeptos aseguran alcanzar la realización personal.

Y es que el estilo de vida basado en el consumismo se ha convertido en generador de estrés. Adoptar un estilo de vida minimalista permite enfocarnos en lo verdaderamente importante: pasar tiempo con nuestra familia, desarrollar algún hobbie, visitar más la naturaleza.

Esta tendencia nació en el ámbito de la música, pero ha llegado a otros ámbitos hasta plantear una nueva forma de vida basada en los siguientes principios: simplificación vital, centrarse en lo importante, buscar la felicidad, psicología positiva, desarrollo sostenible, consumo responsable, y un ritmo sosegado de la existencia.

El desarrollo de esta tendencia se ha potenciado ante la crisis económica, ya que encaja con la incertidumbre propia del momento y propone una manera de hacer frente a la situación de cambio que atravesamos.

Otros factores que influyen en la expansión de esta opción de vida son el desarrollo de la economía de la colaboración, bajo la filosofía de que “el acceso es mejor que la propiedad”.

De igual manera se estaba extendiendo un aumento del nivel de infelicidad y ansiedad relacionado con una larga lista de posesiones materiales a las que atender, o responsabilidades.

La desmaterialización de la economía también es un hecho que afecta a la extensión del estilo de vida minimalista: cada vez se opta por utilizar menos recursos naturales para obtener beneficios económicos, y se aboga por ofrecer más servicios que productos.

Existen incluso los eventos promovidos por los seguidores de esta tendencia: EEUU, Inglaterra, y cincuenta países más, celebran días sin compras, cuyo reto es tratar de vivir de manera simple por un día.

La biblioteca de cocina de Toronto es otra idea que gira en torno a esta filosofía. Allí se puede conseguir prestado cualquier aparato de cocina durante cinco días, para evitar la compra de productos de uso puntual.

Todo para demostrar que sí es posible ser feliz con mucho menos, dedicando el tiempo que quitemos a las compras a cosas realmente importantes como dedicar tiempo a la familia, a los amigos, a la lectura o al deporte, que además tienen la ventaja de que pueden salir gratis.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Fuente: Tendencias y oportunidades RSC

Leer más:
Anticonsumo, comienza tu propia revolución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>