Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Lo mejor está por llegar. Jorge Dobner


En los primeros compases del 2014 algunos ya califican este año como el de la “Esperanza” ante las promesas de recuperación económica y fin de la recesión. En vista de los sinsabores que dejó el pasado año no es de extrañar que nadie quiera echar la vista atrás ni para tomar impulso. Pero si somos justos en ciertas ocasiones es necesario – aunque sin demora – revisitar lo acontecido, desmitificar varios aspectos y extraer una lectura positiva.

Una vez aparcada la autocomplacencia el 2013 forjó nuestro carácter en fuego, armados con la resilencia para no claudicar ante las desgracias propias de la crisis y sobreponernos con más fuerza.

Reaprendimos que la solidaridad puede salvar cualquier obstáculo, expresión del colectivo convertida hoy en tendencia de cambio social y cultural. Eliminar lo superfluo y valorar lo esencial.

A parte de estas enseñanzas adquiridas también las cifras hablan por sí solas, aquellas que no se incluyen en la agenda mediática de los medios de comunicación mayoritarios y son, sin embargo, tan noticiables como las alarmistas.

Así lo acreditan los informes del “Human Development Report 2013” de la ONU o el “World Health Statistics” de la OMS que de acuerdo a sus estadísticas destacan el importante ascenso del “Sur” cuya brecha respecto a los países desarrollados se ha visto reducida: “Se han observado mejoras notorias de todos los componentes del IDH (Índice de Desarrollo Humano) en todos los grupos y regiones, con un mayor progreso en los países con un IDH bajo y medio…”.

De igual forma la esperanza de vida de una persona nacida en el 2013 es la mayor de toda la historia mientras continúa al alza, en 73 años se sitúa la esperanza de vida mundial cosa que en España alcanza los 82 años.

No hace falta remontarse a siglos pasados para vislumbrar tal transformación, por ejemplo la mortalidad infantil ha descendido un 40% desde 1990.

Dichas mejoras devienen en su mayoría de los progresos cosechados en ciencia y tecnología, consiguiendo la erradicación de muchas enfermedades otrora mortales y hoy convertidas en enfermedades crónicas gracias a los nuevos tratamientos, este es el caso del SIDA cuyo número de infecciones ha disminuido en un 24% desde el 2001.

Si bien puede parecer inverosímil de acuerdo a los conflictos bélicos que marcan la actualidad, el mundo es cada vez más pacífico. Sí, existen guerras, pero las tasas de fallecidos y heridos siguen descendiendo al tiempo que la diplomacia se percibe como una alternativa más que presente.

A través de la fuerza colectiva puesta de manifiesto en lobbys y grupos de presión se avanza en derechos humanos y actualmente no hay ningún país donde la esclavitud se considere legal.

La violencia se hace pequeña frente a la disuasión que ejerce una educación más completa y protección ciudadana, en cifras globales el 2001 se saldaba con 557.000 asesinatos y en el 2008 – con apenas unos años de diferencia – descendía a 289.000.

Porque lejos de ser una utopía existen motivos de peso para creer en el lado bueno de las cosas, tal y como señalo en mi libro Verdades Cambiadas:

“El optimismo no solamente se retroalimenta sino que es retroactivo y contagioso. Finalmente, felicidad llama felicidad. Y por si fuera poco, incrementa la longevidad”.

Muchas cosas han mejorado, muchas están por mejorar, pero si miramos para atrás y con cierta perspectiva amplia y global, estamos en camino y debemos confiar en que lo mejor está por llegar.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Más información: UNDP

Leer más:
Muros para derribar

1 comentario

  1. El progreso ha sido extraordinario Responder

    […] Leer más: La guerra contra la pobreza ya no parece un fracaso La búsqueda de una sociedad más justa Lo mejor está por llegar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>