Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La búsqueda de una sociedad más justa. Jorge Dobner


Esta semana la ONG Intermón Oxfam ha publicado un nuevo informe “Gobernar para las élites” donde expone la creciente desigualdad económica en el mundo: el 1 % de la población concentra la mitad de la riqueza (81 billones de euros) y por ejemplo en España, las 20 personas más ricas disponen de una fortuna similar a los ingresos del 20% de la población más pobre, entre sus principales conclusiones.

Lo cierto es que – aun siendo preocupante- para muchos no habrá sorprendido ver traducido en cifras lo que se respira en la calle, no en vano en una encuesta adjunta el 80% de los españoles considera que las leyes están diseñadas para favorecer a los ricos.

Quizá este sentimiento compartido sea el punto más inquietante por la falta de confianza que se desprende, el “secuestro democrático” que alude Oxfam no solo asfixia los bolsillos de los contribuyentes de a pie sino que también parece minar nuestras mentes.

Por supuesto que no ayuda la tibieza en la presión fiscal de los más opulentos, ní la tolerada ingeniería financiera a las grandes corporaciones multinacionales, ní el rescate de la banca con fondos públicos que están produciendo esta sucesión de recortes de un “Estado del Bienestar” que tanto ha costado alcanzar.

No obstante, si tomamos cierta distancia este informe de Oxfam al igual que otros, son el mejor testimonio para denunciar con pruebas los males endémicos que arrastra el sistema.

A propósito del informe de Oxfam la desigualdad constituye el tema central de ‘El Foro Económico Mundial’ (World Economic Forum, WEF), más conocido como Foro de Davos. Con el respaldo del Nobel de Economía Joseph Stiglitz se prevé una mayor predisposición para escuchar las advertencias sobre una situación, que es imprescindible cambiar.

En un extremo hipotético en que acumulan casi la totalidad de la riqueza mientras que coexisten enormes capas de pobreza, es evidente que una minoría – aunque poderosa – no puede absorber lo mucho que la economía produce y consumir todo lo que es necesario vender.

De otro lado, lejos del catastrofismo existen razones que confirman un progreso en positivo. En términos globales la pobreza se está reduciendo en todos los continentes desde hace al menos tres décadas.

De acuerdo a las estimaciones del World Bank’s Development Research Group “en 2008, 1.290 millones de personas vivían con menos de 1,25 dólares al día, el 22% de la población del mundo en desarrollo. Una disminución increíble, puesto que en 1981, 1.940 millones de personas vivían en condiciones de pobreza extrema, el 52%. Una caída de 30 puntos porcentuales en menos de tres décadas”.

Si hablamos de desigualdad económica la brecha entre los países desarrollados y en vías de desarrollo se ha reducido tal y como acredita el informe del “Human Development Report 2013” de la ONU, destacando el significativo ascenso cultural, social y económico del “Sur”, en palabras textuales: “Se han observado mejoras notorias de todos los componentes del IDH (Índice de Desarrollo Humano) en todos los grupos y regiones, con un mayor progreso en los países con un IDH bajo y medio.

Sobre esta base, se considera que el mundo es cada vez más equitativo. […] Si bien la mayoría de los países en desarrollo han avanzado, en muchos el progreso ha sido particularmente bueno, lo cual se denomina el “ascenso del Sur”.

Como en todo balance, lo malo nos permite detectar y corregir tendencias mientras que lo bueno sirve de colchón para confiar en el futuro.

Esperamos que el Foro de Davos sea el encuentro propicio para tomar conciencia y enmendar errores.

La búsqueda de la igualdad es el más poderoso incentivo para el crecimiento económico pero fundamentalmente, el más importante es lograr una sociedad más justa que nos beneficie a todos.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

1 comentario

  1. 2035, el año que marca el fin de la pobreza Responder

    […] La búsqueda de una sociedad más justa.  El progreso ha sido extraordinario  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>