Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El Comercio Justo y los beneficios sociales


El comercio justo es una tendencia de consumo al alza que aporta numerosos beneficios a las comunidades productoras, y ayuda a cambiar la mentalidad de las sociedades consumidoras.

Incluso cuando ya había estallado la crisis económica en occidente en 2008, los intercambios comerciales con sello de comercio justo continuaron aumentando.

En el caso de España, a la espera de cifras de 2013, según Fairtrade el pasado año 2012 se facturaron 28 millones de euros en este tipo de productos.

El año anterior, 2011, el aumento de la predilección por el comercio justo había sido de un 16,8%, lo que suponían intercambios por 26 millones de euros.

Los beneficios más obvios de esta elección a la hora de hacer la compra en occidente tienen que ver con los salarios de los trabajadores del sur, que es superior a los beneficios que aporta el injusto mercado tradicional.

Además de ello, en el comercio justo se emplean técnicas ecológicas de producción, y se prohíbe terminantemente el trabajo infantil. Además, en las comunidades productoras se desarrollan proyectos educativos, de salud, o inversiones en infraestructuras.

Sin embargo, hay otros impactos positivos menos evidentes que provoca el comercio justo en las comunidades del sur: lo primero es que artesanos y campesinos sienten que su trabajo es valorado y reconocido, experimentan la realización profesional y personal.

Luis Hinojosa, miembro del Foro Ecuatoriano de Progreso Popular, asegura que “ lo más importante no es tanto la comercialización como la recuperación de la dignidad de las personas. Esta mejora de la propia percepción”.

Nosotros entendemos que la pobreza no es solo económica, es también de mentalidad. Por eso hay que cambiar la actitud y no esperar dávidas de nadie”, explica Rosa Guamán, representante de la organización Jambi Kiwa.

Por su parte, Nancy Hernández, de la cooperativa cafetalera COMUCAP destaca el papel de la mujer en el proceso productivo justo: “el comercio justo lo que consigue es que la gente, y concretamente las mujeres, estén involucradas”.

La recuperación de los valores democráticos a nivel comunitario es otro de los grandes beneficios que el comercio justo aporta a las comunidades locales productoras.

Un ejemplo de ello es que el destino de los beneficios obtenidos de las transacciones comerciales se votan en las propias cooperativas.

El comercio justo ofrece muchos más beneficios de los puramente económicos, por ello es un proceso por el que seguir apostando para darle un futuro diferente a los países del sur.

Alba Sánchez Serradilla

Redacción

Leer más: Comercio Justo para un mundo mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>