Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

El coche robot, un seguro de vida frente al volante


En pleno siglo XXI nos enfrentamos a escenarios propios de la ciencia ficción que antaño ni por asomo se planteaban materializar ¿Imaginas un coche que se conduce solo?

Este es el sueño proyectado de Brad Templeton (Toronto, Canadá, 1960), gurú de la automoción, en estos momentos inmerso de lleno en los que están llamados a ser coches del futuro…no tan lejano.

El prototipo nace en  Silicon Valley, incubadora de ideas por excelencia,  con el beneplácito de grandes fabricantes de vehículos como Lexus, Mercedes, Toyota o Volkswagen que están desplegando investigaciones.

El vehículo en cuestión se presenta como un coche robot cuya inteligencia le confiere la posibilidad de conducir por sí solo y con una amplitud de campo que le permite avistar 360 millas a la redonda en tres dimensiones.

Brad Templeton-coche robot

Tal y como asegura Templeton “Aprovecharemos mejor el tiempo, perdemos 41 horas al año metidos en atascos. Además de llevarte y aparcar por su cuenta, estarán preparados para ir a repostar solos. Podremos enviarlos desde nuestros teléfonos”.

Todo un lujo, pero más accesible de lo que podríamos pensar en un inicio. Su uso no se limita a la compra exclusiva y se abre a la posibilidad de alquilar o contratar al igual que los taxis.

A consecuencia de la conducción automática el conductor parece relegado a un mero observador, y en este punto quizá algunos razonen que se pierde algo en el camino: el placer de conducir – ese que enfatiza el eslogan del célebre fabricante alemán-.

Sin embargo uno de los argumentos en su favor es la seguridad que reporta “nadie dice que vaya a ser ideal, pero tenga por seguro que parte de los accidentes que generalmente tenemos ya no ocurrirán”.

Luego pretenden anular aquellos accidentes que se producen por distracción, por ejemplo al sintonizar la radio, atender las aplicaciones del móvil, o en el peor de casos por grave imprudencia del conductor “En EE UU se producen 34.000 accidentes al año, 1,2 millones en el mundo, y el 80% tiene que ver con fallos humanos o el alcohol, y, hasta donde sabemos, los robots no beben”.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Urbee 2, el coche del futuro se fabrica con tecnología 3D 
El casco invisible que puede salvar vidas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>