Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Economía del Bien Común: diez puntos claves


Para ayudar a comprender la propuesta alternativa al orden económico mundial actual, que cada vez más ciudadanos perciben como dañino y están a favor de cambiar, te ofrecemos un resumen de los puntos clave de la propuesta llamada Economía del Bien Común (EBC), a partir de los fundamentos desarrollados por Christian Felber en su libro ‘Nuevos valores para la economía’.

  1. La ECB se basa en valores relacionales: confianza, cooperación, aprecio, democracia y solidaridad.
  2. El éxito económico no se mide en indicadores monetarios, sino en el balance del bien común: cuanto más social, ecológica, democrática y solidaria sea la actividad, mejores serán los resultados. El balance financiero pasa a ser secundario.
  3. Las empresas con buenos balances del bien común disfrutarán de ventajas como tasas de impuestos reducidas, aranceles ventajosos, créditos baratos, y privilegios en compra pública o a la hora de reparto de programas de investigación.
  4. La empresas pueden aspirar a su tamaño óptimo, sin temer ser adquiridas o sentirse obligadas a crecer cada vez más. Esta posibilidad provocaría la aparición de muchas pequeñas empresas en todas las ramas que podrán basar sus relaciones en la cooperación y la solidaridad que les beneficiarán en su balance del bien común.
  5. A partir de un elevado numero de empleados, los derechos de decisión y propiedad de la empresa pasan parcial y progresivamente a los empleados y ciudadanos.
  6. Creación de un Banco Democrático, controlado por la ciudadanía y no por el gobierno. Su servicios consistirían en depósitos de ahorro, cuentas corrientes gratuitas, créditos de bajo interés, y créditos de riesgo con valor social y ecológico. Tendría derecho exclusivo a la creación del dinero y sería gestor de la transacciones de capitales internacionales.
  7. Se establecería una cooperación global con una unidad monetaria para el comercio internacional, que a nivel local podría estar complementada con la moneda propia de cada territorio
  8. A la naturaleza se le concede un valor propio, por lo que no puede privatizarse sino que se cede de forma gratuita o por una tasa de utilización, y su uso siempre será supeditado a criterios ecológicos
  9. El horario de trabajo se reduciría hacia las 30 o 33 horas semanales para dejar tiempo a las relaciones familiares, el trabajo de crecimiento personal, y la participación en actividades públicas. Cada diez años de trabajo, se daría un año sabático con un salario mínimo.
  10. La EBC debe basarse en una democracia directa y participativa, donde la ciudadanía soberana pueda controlar y corregir su representación, decretar leyes por sí misma, controlar las infraestructuras de abastecimiento, e incluso modificar las Constitución cuando fuese necesario y con un amplio respaldo.

Estos son algunos de los aspectos más importantes de la Economía del Bien Común, un sistema basado en la cooperación y la solidaridad que pretende ofrecer un camino concreto y viable para el futuro.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Fuente: Economía solidaria

Leer más:
Una economía al servicio del ser humano
Una utopía realizable: la Economía del Bien Común

1 comentario

  1. mirta Responder

    ¿Esta denominada economia del bien comun, incluye el amor como base o solo son palabras que parecen similares pero no lo son?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>