Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

CES: los sensores y el yo cuantificado Opinión de Pol Hortal


Hace unos días dejamos atrás la feria Consumer Electronic Show (CES 2014) y si algo nos dejó claro es que entre los múltiples prototipos y «gadgets» allí expuestos sobresale la tendencia de los dispositivos inteligentes y vestibles a un tiempo  (“wearable device” en su denominación inglesa). A pesar de que el pasado año ya pudimos comprobar la creciente comercialización de los smartwatch, sensores de bolsillo y pulseras inteligentes, es en la presente temporada cuando se prevé el uso generalizado de los appcesorios.

Los grandes fabricantes apuestan por el lanzamiento de todo tipo de dispositivos equipados con microprocesadores, en este sentido cualquier objeto es susceptible de incorporar un chip desde gafas varias hasta articulares, pasando por ropa y tatuajes electrónicos.  Existen casi tantos sensores como actividades a realizar o necesidades que satisfacer.

Por ejemplo el cepillo de dientes Kolibree puede detectar cuánto sarro se elimina al tiempo que registra la higiene bucodental, cómo se cepilla los dientes y si te olvidaste de hacerlo. También la pulsera Netatmo supervisa la exposición solar al igual que el frasco inteligente AdhereTech recuerda al usuario tomar la dosis de su medicación.

Uno de los más peculiares es el sistema Sense Mother, se trata de una red de dispositivos conformada por  un robot central – encargado de monitorizar el hogar – a través de una serie de pequeños sensores al estilo de hijos robóticos “motion cookies”.  Siempre conectados a la madre se distribuyen en áreas estratégicas donde el usuario desea recordar una acción concreta (p. ej. regar las plantas o rastrear si alguien dejó la nevera abierta).

Como novedad incorpora la versatilidad en su API (interfaz de programación de aplicaciones) cuya inteligencia en un grado más elevada admite múltiples funciones.  

Además, en aras de la democratización tecnológica su creador Rafi Haladjian planea la apertura del software para quien lo desee pueda habilitar sus propias aplicaciones “Una vez que son capaces de detectar patrones específicos de actividad se consigue desarrollar un montón de aplicaciones que utilizan el mismo algoritmo”.

Lo cierto es que dicha iniciativa puede dejar en fuera de juego a otros competidores en domótica que aunque efectivos operan con ciertas restricciones. Tal es el caso de Wemo de Belkin que solo funciona con productos de Belkin mientras que Revolv permite controlar los electrodomésticos pero únicamente los que ya están conectados.

El reto a superar es la integración de los sensores de un modo natural, siendo cada más diminutos tanto como un grano de arroz llegando a pasar desapercibidos a los ojos del resto.

Salvando las cuestiones técnicas el movimiento social augura un auténtico boom, basta comprobar el fenómeno del “Yo cuantificado” (Quantified Self) que desde hace unos años suena con fuerza.

Bien sea la búsqueda de un ideal, una preocupación real por la salud u optimización de los servicios, la gente cada vez más registra todos sus movimientos cumpliendo la antigua máxima “conócete a ti mismo”. 

Pol Hortal 
En Positivo

Leer más: 
CES 2014, lo último en tecnología 
La tecnología que cambió nuestras vidas 
El fenómeno del “Yo cuantificado” para conocerse mejor a uno mismo 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>