Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Fumar, beneficios inmediatos de abandondar el cigarrillo


Dejar de fumar es uno de los grandes propósitos que muchas personas se plantean a lo largo del año, especialmente al inicio, que es cuando elaboramos nuestra lista de buenos propósitos.

Los beneficios de dejar de fumar son impresionantes durante en el primer año, aunque los cigarrillos son causantes en potencia de multitud de enfermedades, si se deja a tiempo es posible evitar muchas de ellas y regresar a las expectativas de salud que tiene un no fumador.

Al los veinte minutos de dejar de fumar: los beneficios de dejar de fumar son inmediatos. A los veinte minutos la presión arterial disminuye hasta el valor anterior a empezar a fumar, y se normaliza la temperatura corporal y el ritmo del pulso.

A las ocho horas: comienzan a disminuir los niveles de monóxido de carbono y nicotina en sangre. Estas sustancias tóxicas disminuye el nivel de oxígeno en los tejidos.

Un día después: solo veinticuatro horas después del último cigarrillo, ya disminuye el riesgo de sufrir un infarto. Este riesgo también disminuye para los fumadores pasivos, a los que la presencia del humo también les perjudica.

Dos días: se recupera el gusto y el olfato en buena medida. De nuevo se pueden saborear al completo los alimentos, y se aclara el tono de la piel y de los dientes. Al tercer día comienza a mejorar la respiración.

Tres primeros meses: la circulación habrá mejorado notablemente y la capacidad pulmonar habrá aumentado hasta un treinta por ciento, lo cual disminuye sustancialmente las probabilidades de formación de trombos, o de sufrir accidentes cerebro-vasculares o fallos renales.

Nueve meses: cuando se consiguen pasar nueve meses sin fumar, desaparecen la tos irritativa, la congestión nasal crónica, el cansancio y las dificultades respiratorias. Además, algunas de las células pulmonares encargadas de la limpieza del sistema respiratorio ya habrán recuperado su normal funcionamiento.

Un año: un año sin fumar es un logro a muchos niveles, además del psicológico y el personal, nuestro cuerpo se encontrará notablemente mejor. Las posibilidades de sufrir un infarto ya se han reducido a la mitad y nuestro cuerpo no tiene ni rastro de los componentes más perjudiciales del tabaco.

Dejar de fumar va más allá del primer año, pero es durante este período cuando podemos apreciar una recuperación rápida del aspecto y la salud que habíamos hipotecado por los cigarrillos. Merece la pena seguir trabajando para superar una enfermedad cuya principal medicina es la motivación y la fuerza de voluntad.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Leer más:
Victoria contra el tabaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>