Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Mandela y el día de los derechos humanos


El Día de los Derechos Humanos ofrece, cada 10 de diciembre, la oportunidad de abogar porque todas las personas del mundo disfruten de sus derechos allá donde se encuentren. Este año es inevitable además recordar a Nelson Mandela, uno de los símbolos más reconocidos de esta lucha.

Cada 10 de diciembre se celebra en el mundo el Día Internacional de los Derechos Humanos, que este año cobra una relevancia especial al cumplirse el 20 aniversario del establecimiento del mandato del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

Fue en el año 1948 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó por primera vez el 10 de diciembre como día de los Derechos Humanos, para señalar la Declaración Universal de Derechos Humanos como “ideal común” de todos los pueblos y todas las naciones.

También será un día especial por la llama aún viva de Nelson Mandela, el expresidente sudafricano, considerado uno de los mayores defensores de los derechos humanos y símbolo de esta lucha.

Ya en los tribunales, por sus acciones, llegó a declarar: “He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He abrigado el ideal de una sociedad libre y democrática en que todas las personas vivan unidas en armonía y con las mismas oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y que espero conseguir. Pero es un ideal por el que estoy preparado para morir, si es necesario”.

Precisamente hoy se celebrará en Sudáfrica un multitudinario funeral de Estado por Mandela, al que se espera que asistirán un centenar de líderes internacionales.

En el contexto de esta jornada, Amnistía Internacional es una de las organizaciones que aboga por movilizar a la ciudadanía para cambiar la vida de personas en situación de riesgo.

En Qué.es hemos hablado con Alfonso López, el presidente de esta organización en España:

¿Por qué ‘Nuevas tarifas en el mundo: habla más y vive menos’ es el lema elegido este año por Amnistía Internacional?

Para denunciar el alto coste que pagan algunas personas por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Pretende hacer un paralelismo con el uso de los teléfonos móviles, pero lo que en realidad se denuncia es que quien se atreve a hablar, ejerciendo el uso de la libertad de expresión, va a tener peor calidad de vida, según el país donde esté. Hoy en día se sigue atacando a este derecho en más de 100 países de todo el mundo, con casos representativos como el del escritor chino Chen Wei, condenado a 9 años de cárcel, por hablar en favor de la democracia y criticar algunos aspectos de la sociedad china.

O el de Yorm Bopha, activista camboyana, que quedó en libertad bajo fianza el pasado 22 de noviembre, pero a la que se le mantienen los cargos falsos presentados contra ella por actuar en favor del derecho a la vivienda de la comunidad del lago Boeung Kak.

O el caso de Edward Snowden, que goza de una situación muy tensa en EEUU y Europa por haber hecho uso de la libertad de expresión.

¿Cuáles son, a su juicio, las asignaturas pendientes de España en materia de Derechos Humanos?

Sigue habiendo muchas luces y sombras en ese tema. Por un lado, estamos muy satisfechos con que siga adelante el Plan Nacional de los Derechos Humanos o la ratificación por parte del Congreso del Tratado Internacional del Comercio de Armas… Pero, por otro, desde Amnistía somos muy críticos con el tema de la tortura en nuestro país. Cuando se produce un caso de tortura, luego no hay una investigación adecuada ni sanciones. Creemos que quien ejerce la tortura goza de una impunidad enorme y, en ocasiones, hasta es indultado.

También nos preocupa el tema de los recortes con la crisis, que han afectado a una gran parte de la población, que ha visto mermado su derecho a la vivienda o a la salud.

¿Quiénes son más vulnerables a los recortes?

Por ejemplo, el colectivo de los inmigrantes, que han visto recortados, entre otros, su derecho a la salud. Con la nueva ley, el inmigrante puede ir a urgencias de un hospital pero no tiene derecho a ser tratado, por ejemplo, de una enfermedad crónica”.

¿Y el tema de la vivienda?

Mucha gente de la que ha sido desalojada forzosamente no ha sido amparada luego. Eso va en contra de las normas internacionales que supuestamente defiende España.

A Amnistía Internacional le preocupa también, y mucho, que el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, amplíe aún más los poderes discrecionales de la policía, ¿no es así?

No es posible que los derechos a la huelga o a las manifestaciones, que son derechos esenciales en los sistemas democráticos, se vean perseguidos por una nueva norma.

De todas las manifestaciones que ha habido en toda España, sólo en el 0,7% se ha detectado algún problema, por tanto, en la mayoría no sucede nada y son totalmente pacíficas. La protesta social, sea en la forma que sea (manifestación, concentración, escrache o acampada) y siempre que se lleve a cabo de forma pacífica, es un derecho fundamental.

¿Y qué opina del uso de las concertinas (vallas con cuchillas) en la frontera de España con Marruecos?

Necesitamos que esas vallas se retiren, porque son peligrosas y se ha demostrado que no son efectivas. Además, tememos que podamos volver a la situación de 2006, donde hubo muertos por las concertinas instaladas en Ceuta y Melilla. Entonces el Gobierno reaccionó y se dio cuenta de que esa no era la forma natural de detener el flujo migratorio.

Por último, respecto a la tragedia de Lampedusa, ¿ha cambiado algo en Europa?

Para evitar tragedias como la ocurrida en Lampedusa, necesitamos a toda la sociedad indignada. Nada cambia por sí mismo si no es porque la ciudadanía presiona para que las cosas cambien y sean mejores. Por nuestra experiencia en décadas de activismo, sabemos que escribiendo cartas y movilizándonos se cambian y salvan vidas.

LA DECLARACIÓN MÁS TRADUCIDA EN TODO EL MUNDO

La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue adoptada el 10 de diciembre de 1948 y esta es la fecha en que se celebra en todo el mundo el Día de los Derechos Humanos. Consta de un preámbulo y 30 artículos, establece una amplia gama de derechos y libertades humanas básicas a las cuales todos los hombres y las mujeres, en todas partes del mundo, tienen derecho, sin distinción alguna.

La Comisión de Derechos Humanos estaba integrada por miembros de diversas formaciones políticas, culturales y religiosas y con el tiempo ha sido aceptada como un acuerdo entre los gobiernos y sus pueblos y prácticamente todos los estados la han aceptado.

La Declaración también ha servido como base para un sistema de expansión de la protección de los derechos humanos que hoy se centra también en los grupos vulnerables como los discapacitados, los pueblos indígenas y los trabajadores inmigrantes.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha sido galardonada con el récord mundial Guinness por haber recopilado, traducido y difundido la Declaración Universal de los Derechos Humanos en más de 380 idiomas y dialectos, desde abjasio hasta zulú. La Declaración Universal es, pues, el documento más traducido, de hecho, es el documento más “universal” del mundo.

LISTA DE LOS 30 DERECHOS HUMANOS

1.- Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

2.- Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

3.- Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

4.- Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

5.- Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

6.- Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

7.- Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

8.- Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

9.- Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

10.- Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

11.- Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

12.- Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

13.- Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

14.- Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

15.- En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

16.- Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

17.- Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

18.- Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

19.- Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

20.- Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

21.- Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

22.- Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.

23.- Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

24.- Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

25.- Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

26.- Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

27.- Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

28.- Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

29.- Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

30.- Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

Arancha Cuéllar
Fuente: Que

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>