Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Lecciones del Nuevo Mundo. Jorge Dobner


Cuando en 1492 el explorador Cristobal Colón pisó por primera vez las tierras de América Latina poco podía imaginar el grado de riqueza natural de un desconocido continente.

La colonización del Nuevo Mundo supuso una inyección económica y de poder para la vieja Europa: nuevas fuentes de materias primas, metales preciosos o la apertura de nuevas rutas comerciales.

Sin embargo este paisaje de belleza infinita y crisol de culturas nos dejó un legado quizá no tan promocionado pero más importante: su sabiduría. Las civilizaciones allí existentes; aztecas, mayas e incas estaban dotadas de grandes conocimientos en múltiples disciplinas como la astronomía, matemáticas, lenguaje o medicina.

La Europa de entonces reconvertida en potencia hegemónica no es hoy la sombra de lo que fue. A falta de un liderazgo sólido parece que se descompone por momentos, salpicada también por los excesos de la corrupción.

En España, donde aumenta la percepción de falta de trasparencia, asistimos con estupor a una sucesión de casos de dinero sucio. Bárcenas, Gürtel, trama ERE y Nóos son solo una muestra representativa.

De igual forma Francia no se libra de la quema, el último golpe con el reciente arresto del ex ministro de Interior, Claude Gueant – quien fuera considerado mano derecha de Nicolas Sarkozy – por malversación de fondos públicos. O la inestable situación de Italia debido en parte a la nefasta herencia del ex primer ministro y condenado por diversas causas Silvio Berlusconi.

Fantasmas que creíamos enterrados se disfrazan en nuevas formas de experiencias ya vividas.

Así diversos partidos neonazis han encontrado en la crisis económica un pretexto para su mensaje antisemita, tal es el caso del Amanecer Dorado, en Grecia, el Jobbik húngaro y el NPD alemán. En este sentido el brillante crítico literario Cyril Connoly manifestó en cierta ocasión:

“El odio es la consecuencia del miedo; le tememos a algo antes de odiarlo; un niño que le tiene miedo a los ruidos se convierte en un hombre que odia al ruido”.

Por suerte al otro lado del Atlántico la vibración que nos llega es positiva. Michelle Bachelet ha ganado las elecciones en chile, con el honor de cosechar el porcentaje más alto desde el retorno de la democracia en el país.

Constituye un proyecto de aires renovados en base a la reforma del sistema educativo, público y gratuito, al tiempo que una reforma fiscal prevé acortar la brecha entre pobres y ricos.

Lo se suma a los pasos de gigante que Chile viene experimentado gracias a la apuesta por I+D, no en vano se le ha bautizado como “Chilecon Valley” en paralelismo al prestigio de Silicon Valley.

Lo cierto es que en líneas generales Sudamérica se contagia de este buen hacer.

Por ejemplo en Brasil se promueven políticas en favor de la ciencia, progreso e inversión extranjera, sin olvidar aquellas medidas de inclusión e integración social como la propuesta de un 20% de los puestos de trabajo reservados para los negros.

Enseñanzas contemporáneas del Nuevo Mundo marcan el camino a Europa. Mientras aquí la nota de esperanza llega en forma de gran coalición entre el gobierno democriastiano de Angela Merkel con la oposición socialdemócrata, gesto de generosidad que no debería pasar inadvertido para el resto de países.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Bachelet, gana la justicia y la democracia en Chile
Brasil, el mayor programa de distribución de rentas del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>