Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Acabar con la pobreza desde la pobreza


Cuatro estudiantes de universidad se hacen amigos en Noruega, se ponen de acuerdo para desarrollar un proyecto de ayuda humanitaria en Sierra Leone –de donde es uno de ellos-, la gestión es todo un éxito, montan una ONG, los proyectos se disparan y acaban charlando en la ONU delante los jefes de estado de la principales potencias mundiales.

Porque si uno quiere, se puede acabar con la pobreza desde la pobreza.

Empieza como un chiste pero es una cosa seria y feliz. Esta es la historia de Global Minimun, una ONG que empezó con el desarrollo de una campaña de ayuda humanitaria en Sierra Leone en la que, hasta la fecha, han repartido 16.000 mosquiteras, el mejor antídoto contra la malaria. Además, han efectuado talleres pedagógicos sobre el terreno. El resultado es más que satisfactorio. Prueba de ello es que operan contra la malaria de la mano de instituciones gubernamentales del país, Unicef o Cruz Roja, entre otros.

No conformes con las mosquiteras, en 2009, decidieron tirar adelante otro proyecto. En este caso hicieron llegar 130 ordenadores portátiles a dos escuelas de Sahn Malen (Sierra Leone).

A su vez, formaron a alumnos más mayores para que aleccionaran a los menores en el uso del dispositivo. Implicar a los chavales ha sido la clave de la ONG.

Sus iniciativas han sido de tal éxito que ellos mismo han decidido impulsar un concurso en las escuelas de Sierra Leone en las que los mismos alumno lanzan y consolidan proyectos que puedan resolver los problemas de su comunidad.

En la edición del 2012, 300 alumnos participaron, 70 proyectos fueron los presentados y 8 los finalistas.

Entre ellos, una iniciativa de obras de teatro que trate sobre argumentos que preocupan a la comunidad, una escoba automática, una red de pantanos para conservar el pescado fresco, gestión de los residuos o el lanzamiento de una emisora de radio a partir de material desechado. Ver el vídeo (supera los 5 millones de visitas)…

En la actualidad, la iniciativa de buscar soluciones a los problema de la comunidad desde las aulas de las escuelas de Sierra Leone ha sido copiada en Kenia y Sudáfrica con el lanzamiento de respectivos concursos entre sus alumnos.

En un evento organizado en el Media Lab del MIT, el presidente de Global Minimun que es también estudiante de doctorado en el mismo centro, David Sengeh, ha explicado con detalles la historia y evolución de Global Minimum. En ella, expuso que el secreto del buen funcionamiento de la organización se resume “en poner todas las piezas en su sitio”. Esto y “una dosis de pasión y entrega” hacen que pronto se vean los resultados cumplidos.

Más voces que participaron el coloquio confluyeron a la hora de sostener que las comunidades no pueden esperar de brazo cruzados a que los gobiernos vengan a solucionar sus problemas.

Son ellas mismas las que conocen mejor sus problemas y deben dar con las herramientas adecuadas para solventarlas. Es el caso de Global Minimum, por ejemplo.

Ver video:

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>