Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Supremacía estadounidense en biomedicina.


Hace unos días ya os informábamos de la exigua aunque no menos brillante presencia de seis científicos españoles en el ranking de los investigadores biomédicos más influyentes del mundo.

De acuerdo la publicación European Journal of Clinical dicha  valoración se establece en el periodo 1996-2011 en base a diversos parámetros: el número de artículos divulgados por cada científico, el total de veces que son citados en otras investigaciones así como el   índice H en reconocimiento a la trayectoria.

De los 15.000 científicos de todo el mundo tan solo 400 han sido electos debido a un éxito sostenido en el trabajo y gran impacto social del mismo.

Entre las conclusiones más reveladoras el fuerte anclaje geográfico en el  ámbito biomédico, en este caso Estados Unidos marca la tendencia. Incluso cuatro de los seis científicos españoles trabajan en centros estadounidenses (Valentí Fuster y Carles Cordón-Cardó en el Mount Sinaí de Nueva York,  Joan Masagué y Josep Baselga en el Memorial, también ubicado en la ciudad de los rascacielos).

Siguiendo esta línea la Universidad de Harvard en Cambridge (EE.UU) aglutina el mayor número de investigadores en el listado (un total de 47). Además las ciudades de Boston y Nueva York – en este orden – son las que cuentan con más investigadores de top-400.

Precisamente el especialista en nutrición y salud pública de la Universidad de Harvard, Walter Willet, lidera la prestigiosa clasificación del índice H con un resultado de 158, lo que se traduce en 158 trabajos citados por lo menos 158 veces.  Le sigue en un segundo puesto el japonés Shizuo Akira especialista en inmunología.

Frente a la supremacía estadounidense Europa se sitúa en un nada desdeñable segundo lugar de excelencia. No obstante dentro del continente se aprecian ciertos desequilibrios: Reino Unido es el país más destacado (segunda), también sobresalen Holanda (quinta) y Suiza (octava). Por el contrario España o Grecia ofrecen un resultado más bien pobre en relación al PIB.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: European Journal of Clinical Investigation 

Leer más:  
Los mejores científicos españoles 
Economía del conocimiento, una inversión necesaria 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>