Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Nueva York apuesta por una nueva economía


Sin complejos progresistas.
El nuevo alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, no sólo pone fin a dos décadas  de gobiernos republicanos  sino que promete dar un giro de 180 grados a la visión financiera de la ciudad. La abrumadora victoria con el 73 por cien de los votos frente el reducido 24 por cien de su competidor republicano, Joe Lhota,  confirma lo que algunos analistas consideran el rechazo de una era.

“Vamos a terminar con la desigualdad en esta ciudad” señaló de Blasio recién electo. Un programa que se basa en lo que él llama “Historia de dos ciudades”, en alusión directa al libro homónimo del escritor Charles Dickens para señalar la falta de equidad en la Gran Manzana.

Si bien es cierto que esta ciudad se ha convertido en un lugar más seguro al tiempo que se han promocionado medidas saludables como la prohibición de las grasas trans o el tabaquismo en el ámbito laboral; de igual forma han incrementado las diferencias entre clases.

En la actualidad Nueva York  aglutina la mayor proporción de super ricos del mundo y se han construido 40.000 nuevos edificios mientras que otras 400.000 viviendas de bajo coste se han dejado de construir. Pasado un año del Huracán Sandy todavía algunas familias afectadas residen en viviendas temporales.

Tampoco hay que olvidar que uno de cada seis habitantes está desempleado o subempleado, y aunque haya disminuido la delincuencia ésta se ha visto acompañada de prácticas policiales un tanto coercitivas.

Con vistas a este contexto de Blasio apuesta por fórmulas afines a la economía compartida. La creación de un nuevo fondo de crédito reintegrable que dejará libre de crédito a las pequeñas empresas y vecindario.

O un presupuesto de desarrollo unificado para extender las subvenciones a todas las partes de la ciudad. Asimismo prevé la eliminación de roturas fiscales para aquellas grandes corporaciones.

Quizá una de las medidas más controvertidas es la de gravar a los que ganan más de 500.000 dólares en favor de una educación infantil universal para los niños de la ciudad. De momento el Gobernador neoyorkino Andrew Cuomo ha manifestado su postura en contra. 

No obstante la determinación de Blasio parece no tener límites. A buen seguro que su legislatura nos depara muchas sorpresas. 

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Bill de Blasio, un nuevo alcalde progresista para Nueva York 
El auge de la economía local que busca el bien común 
La nueva economía compartida 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>