Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Bibliotecas callejeras, toma un libro y deja otro


“Toma un libro, deja un libro” (Take a book, Leave a book) así reza la filosofía de un movimiento no lucrativo que cada vez gana más adeptos. Nace en Estados Unidos y a razón de su buena acogida ya se ha extendido por Canadá, México, Honduras, Gran Bretaña, Alemania o Ghana.

Las  “Pequeñas Bibliotecas Gratuitas” (Little Free Libraries) rescatan la romántica idea del intercambio libre de cultura.

Basta con disponer en plena calle de una pequeña caja contenedor donde descansan los libros, cualquiera se puede llevar un ejemplar en préstamo, luego devolverlo o bien cambiarlo en favor de un nuevo encuentro.

De algún modo evoca en su concepción a las barricadas de libros en el mayo del 68 al igual que la impronta de ciertos valores.  Los libros ocupan las calles no solo para promover el amor por la cultura, sino también como visión ecologista.

La ciudad de Nueva York de la mano del arquitecto John Locke ha sido pionera en la reconversión de las cabinas telefónicas, ahora obsoletas por el uso de los móviles. Para ello les ha incorporado unas baldas empotradas.

O el ejemplo de Berlín que a través del programa Forest Books (libros en el bosque) vivifica troncos de árboles muertos en estanterías públicas donde colocar libros.

Nuevas formas que son alternativa en el reciclaje del paisaje urbano. Sin duda perfecta invitación para disfrutar de la cultura: pasen y lean.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Libros que abren caminos para superar las dificultades de la vida 
Un buen libro para combatir la inversión 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>