Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

El legado del cirujano de África


A la mayoría no nos sonará, ni de lejos, el nombre de Thomas D. Rees. Podría pasar totalmente desapercibido si no fuera por un artículo, publicado esta semana por el The New York Times, en el que se relata la faceta altruista de este médico cirujano americano que falleció a mediados de mes.

El Dr. Rees cuando aún estaba formándose académicamente y alentado por uno de sus profesores, realizó un viaje a África que le cambió la vida. En lo que era, aparentemente, un viaje de ocio, el médico topó con un nativo al que le colgaban los intestino tras ser atacado por un rinoceronte de carga. El médico se puso manos a la obra y pudo salvar la vida del nativo aún a falta de instrumental, antibióticos o anestesia.

“No estaba muy seguro del porqué, pero sabía que el sentido de mi vida quedó alterado por este tipo de experiencia”, escribió el Dr. Rees en sus memorias publicadas en 2002.

El año después de sanar al nativo, Rees junto con los doctores Michael Wood y Archibald McIndoe fundaron los Flying Doctors.

Esta organización sin ánimo de lucro opera en 11 países y ofrece atención de emergencia, vacunas, cirugía y evacuaciones de transporte aéreo de pacientes en estado crítico.

A su vez, los fundadores de Flying Doctors también crearon la Fundación africana para la Investigación Médica, que se ha convertido en una de las iniciativas de salud pública más grandes del continente. Hasta el punto que, en 2005, fue galardonada por la Fundación Gates con el premio a la Salud Global.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>